La vía pública nunca fue sólo un lugar de transición, la calle es un abanico de ofertas mercantiles de intereses varios. Desde ropa hasta droga, productos legales e ilegales, y entre ellos, la oferta de sexo, práctica considerada ilegal e inmoral para una gran parte de la población. Esto abrió un debate que parece nunca acabar ¿Debe ser legalizada o no? Podemos responder que la oferta de sexo en la vía pública no debe ser legalizada.

No estamos en desacuerdo con la prostitución legal realizada en un ámbito privado y de forma voluntaria, pero sí de las redes de prostitución masiva y pública, como sucede en las llamadas zonas rojas ubicadas en puntos estratégicos de la ciudad.

Anuncios
Anuncios

Despenalizar esta práctica sería expandir la industria del sexo. Se duplicaría la cantidad de mujeres expuestas en las calles, con todos los disturbios que eso provoca para los vecinos que constantemente expresan sus quejas; se transformaría en un potente negocio regulado por hombres.

La oferta-demanda aumentaría cada vez más; los hombres se incentivarían a acceder a las mujeres por sexo por ser un entorno más accesible y permisivo. Suponiendo que la oferta no satisfaga a la demanda aumentaría el tráfico de mujeres, expropiadas ilegalmente para adentrarlas en el mercado contra el cual se lucha día a día para erradicar.

Muchas de las mujeres entrarían en el negocio motivadas por la despenalización de este, lo cual puede llegar a producir una competencia entre ellas. Esto llevaría a realizar prácticas sexuales dañinas y sin protección para el placer del cliente, lo que derivaría en un aumento de las enfermedades de transmisión sexual que actualmente se están tratando de evitar mediante campañas de educación civil y de salud desarrolladas en hospitales y organismos públicos.

Anuncios

Para finalizar, la consecuencia moral de los puntos mencionados es que legalizar la oferta de sexo en la vía pública sería decir que las mujeres son productos sexuales que merecen ser expuestos públicamente para su consumo. Es rebajar el valor de la mujer a un producto comercial. #Trabajo #Legalización #Sociedad Buenos Aires