Magnettto, con los grandes grupos económicos, exigió a Macri que vete la Ley de Ganancias. Sin respeto al Poder Legislativo y criticando el legítimo acuerdo de Diputados, varios ministros le aconsejan el veto, mientras que por primera vez el Presidente denominó a Massa “impostor” pese a haber respaldado todas sus medidas a favor de los ricos, fiel al conservadurismo que asimismo representa.

Seamos claros: a Massa no le preocupan los trabajadores, es un oportunista que ansía desesperadamente que Magnetto lo unja como próximo candidato a Jefe de Estado y lo vaya entrometiendo -como lo hizo en la provincia de Buenos Aires cogobernando con Vidal- en la conducción de las cámaras de todo el interior del país. Ya lo veremos incrementando sus mentiras en defensa de los vulnerables, igual que el “títere Macri “en su campaña.

El Gobierno nacional no pudo torcer el brazo a Diputados con sus “carpetazos”. Ahora los reparte entre el Senado y los gobernadores para que se opongan al proyecto e intimidándolos con causarles déficits provinciales. “Vienen con las payasadas de los impuestos”, ironizó Macri refiriéndose a la Cámara Baja, sin aclarar si aludía al impuesto al dólar a futuro -con el que robaron y elevando su precio no pocos de sus funcionarios- al juego, a la renta financiera e inmuebles ociosos y a quienes podrían entrar en el blanqueo.

Negocia con Pichetto para no pagar el costo político de recurrir al veto. Sus operadores evalúan ante un posible fracaso en el Senado si se aplicará un veto parcial o total. Algunos prefieren que sea duro y tajante, otros que habría que salvar ciertos aspectos como la exención a los jubilados.

Si el Presidente cree que los argentinos somos tontos (como dijo), bien vale recordar la excelente carta que le dirigió Kiciloff, donde evoca que hace 30 años que “le saca” al Estado para negociar con empresas privadas. Advierte que en el '82 se estatizó la deuda del Grupo Macri y en el '88 cometió un desfalco con el escándalo de cloacas en Morón.

Traigo a cuenta esta misiva (aun con la enorme repercusión que tuvo) para que no seamos presas del fácil olvido de las innumerables estafas que enumeró el ex titular de Economía: en 1990, “el tremendo escándalo” con la empresa de limpieza Manliba; en el '94 contrabandeó con Sevel y es propietario de 29 empresas en paraísos fiscales. Leámosla y releámosla.

El FPV y sus aliados no quieren golpe de Estado. Lo aclaró Kiciloff y enfatizó que pretende que el Gobierno cambie su rumbo. Pero es evidente que Macri apunta a ampliar el ajuste con más despidos, devaluación, inflación, otro tarifazo de gas del 145%, -paralizando las energéticas todas las obras para las que CFK había logrado financiamiento- y un país con presos políticos.

Por eso además destaco la multitudinaria Marcha de la Resistencia contra el Hambre y la Represión y a favor de la Solidaridad convocada por Madres de Plaza de Mayo, organizaciones sociales y políticas, con Máximo presente y bajo la consigna “Cristina Conducción”. No olvidan que los K proporcionaron y no quitaron trabajo ni violentaron derechos, y que Macri ataca a CFK continuamente sin hallar pruebas para encarcelarla.

La imponente marcha abogó por la libertad de Sala y nos alertó sobre la violencia institucional. En resumen, Hebe manifestó que el hambre no espera y la bronca crece. MM debería escuchar que los argentinos necesitan trabajo, que no rija la discriminación, y que no es un rey que a su gusto se señorea con placer multiplicando hambrientos. #Mauricio Macri #Cristina Fernández de Kirchner