En los suburbios de Cairns y en el barrio de Manoora, la policía se encontró tras una llamada anónima, los cuerpos sin vida de ocho #Niños, el menor de ellos de tan solo 18 meses y a la madre de siete de ellos herida en el pecho y en la garganta, supuestamente hechas por ella misma.

La mujer de 37 años y de raza negra está bajo custodia policial en el hospital donde fue ingresada, el Cairns Base Hospital, tras sospechar de ella, como la autora de los atroces crímenes. El hijo mayor de la mujer, de veinte años, fue al parecer quien llamó a las autoridades, tras encontrarse con el macabro cuadro en la casa.

El inspector de la policía, Bruno Asnicar, se ha mostrado reticente ante las preguntas de la prensa pero ha indicado, entre otras cosas, que se han interrogado a más de cien personas, se han reunido pruebas, los cadáveres han sido enviados a la morgue y están a la espera del resultado de las autopsias de los menores.

Anuncios
Anuncios

La mujer se enfrentará a ocho cargos por asesinato y por lo visto se está barajando la posibilidad de que estuviese bajo los efectos de las drogas. A la policía en Australia no se le permite desvelar el nombre de la mujer detenida ni la identidad de los niños, sin embargo, según la cadena ABC el nombre de la acusada es Mersane Warria y entre los ocho niños muertos se encuentra su sobrina de catorce años. Al parecer las víctimas eran cuatro niños y cuatro niñas. La familia pertenece a un grupo de aborígenes procedentes de una isla cercana al estado de Queensland.

Familiares y amigos de los niños llevan flores diariamente a un parque cerca de la casa donde se sucedió el espeluznante suceso, también se han realizado actos en memoria de las víctimas, encendiendo velas, rezando y dejando peluches en recuerdo de los niños.

Anuncios

Los padres de los menores estaban destrozados, el padre de la mayor de las víctimas dijo haber abrazado a su hija la última vez que la vio con vida y le había prometido darle dinero para su cumpleaños que sería dentro de poco. Otro padre de tres de los niños asesinados no pudo ocultar su dolor y gritaba desesperado,"mis bebés, mis bebés".