Luego de una larga espera, finalmente los restos Inacayal, quien fuera jefe tehuelche mapuche de su comunidad, vuelven a descansar a su tierra nativa, Tecka, Chubut. Si bien en 1994 se había producido una primera restitución, la misma no fue completa y desde entonces su comunidad reclamaba por vías legales lo que le correspondía legítimamente. Así es que en el día de hoy, gracias a las políticas del gobierno de Chubut, la Universidad de La Plata y el Museo de Ciencias Naturales, se concretará el pedido tan anhelado por los tehuelches mapuches.

La historia, en breve. Inacayal, como miles de personas que habitaban la Patagonia #Argentina, fue víctima junto a los suyos de la sangrienta campaña gestionada por Julio A.

Anuncios
Anuncios

Roca, a finales del siglo diecinueve. Jefe de su comuna, fue capturado junto a su familia y otras personas que sufrieron no solo el desarraigo cultural, puesto que también fueron exhibidos en el Museo de La Plata haciendo labores como si se trataran de objetos exóticos. Cuando muere es diseccionado y sus partes pasan a conformar el muestrario del mismo museo.

Vuelta a los orígenes. Lo que quedada bajo la guarda del Museo de la Plata y que hoy volverá a sus orígenes es parte de los restos del jefe Inacayal (cerebro y cuero cabelludo), como también restos de quienes fueran su mujer y su sobrina, a lo que se suman algunos objetos típicos de este pueblo originario del sur argentino. La culminación de este derrotero histórico, cultural, político, se producirá en el día de mañana cuando finalmente representantes de su pueblo coloquen los restos y objetos recuperados en el Mausoleo de Inacayal, en Tecka.

Anuncios

La otra historia, la presente. Según informa Télam, la restitución fue posible gracias a los esfuerzos del gobierno de la provincia de Chubut y a la buena voluntad de las partes. Quedan aún otros tantísimos reclamos de las comunidades originarias por ser atendidos, no solo de la Patagonia, sino de todo el país. Es imprescindible que las políticas de los estados provinciales y nacionales pongan en sus agendas las urgencias de estos pueblos que luchan y reclaman por lo que les corresponde como argentinos: la identidad, la dignidad y la tierra.