Es indiscutible que la leche es un alimento altamente nutritivo. Es rica en hidratos de carbono simples, como la lactosa; además es una fuente importante de proteínas de alto valor biológico, especialmente caseína; y también es un alimento rico en grasas (pero tiene muchos ácidos grasos saturados y colesterol). Y no es menos importante su elevado contenido en vitaminas y minerales, sobretodo calcio, fósforo, sodio y vitaminas A y D. Todo ello hace de la leche un alimento extremadamente completo, hasta el punto de que los bebés pueden alimentarse única y exclusivamente de leche durante los 6 primeros meses de vida.

Ahora bien, un bebé no puede ser alimentado con leche directamente de vaca, sin que ésta haya sido adaptada previamente.

Anuncios
Anuncios

Y es que la leche materna es bastante más rica en lactosa que la leche de vaca, mientras que la de vaca contiene el doble de proteínas que la materna, 4 veces más de calcio y sodio, y 6 veces más de fósforo que la materna. Por otra parte, la leche materna es también muy rica en inmunoglobulinas, las cuales pasan al bebé cuando éste mama y ayudan a formar sus defensas. Este aspecto, sin embargo, es imposible de imitar en las leches de vaca adaptadas, así que dando el pecho a los bebés se invierte en su #Salud y en la prevención de futuras enfermedades.

Cuando se trata de una alergia, el consumo de leche o cualquier derivado se debe evitar totalmente, ya que se desencadena una reacción alérgica, pudiendo presentarse desde una erupción cutánea hasta un anafilaxia que puede ser mortal. En cambio cuando se presenta una intolerancia a la lactosa, significa que el intestino delgado segrega poca lactasa, que es la enzima encargado de digerir la lactosa y fragmentarla en glucosa y galactosa, entonces normalmente aparecen cuadros de molestias gastrointestinales con diarrea y malestar abdominal. 

Actualmente la mayoría de las leches son un producto muy manipulado, el cual se somete a un proceso de homogenización para integrar la fracción lipídica en la fracción acuosa, porque así no se separen las dos fases cuando está en reposo.

Anuncios

Además se comercializa leche con el porcentaje exacto de grasa deseado, obteniendo así la leche entera, la semi y la desnatada. Y también podemos encontrar leches enriquecidas con cualquier cosa: omega-3, ácido fólico, fibra, isoflavonas ...

Todos asociamos los lácteos con alimentos con un elevado contenido en calcio y así es. Pero los lácteos también son alimentos con un elevado contenido en fósforo y éste interfiere en la absorción del calcio. Este mineral está presente en muy alimentos, pero destaca sobre todo en la proteína de origen animal, especialmente en la carne.

Por suerte, se puede obtener calcio de muchos otros alimentos, como por ejemplo:

  • verduras verdes (brócoli, berros, espinacas, coles, judías verdes, perejil ...),
  • cítricos,
  • almendras,
  • higos secos,
  • sésamo,
  • tofu,
  • algas, etc.

Y como alternativas actualmente existen bebidas vegetales aptas para alérgicos a la proteína de la leche de vaca e intolerantes a la lactosa. La más conocida es la bebida de soja y todos sus derivados (yogures de soja, tofu, tempeh ...).

Anuncios

Otras provienen de cereales como la bebida de arroz, la de avena, la de espelta, la quinoa, la de kamut, la de mijo, etc., y otras de frutos secos como la bebida de almendras o la de avellanas. 

Así que, al que le guste la leche y no le dé problemas digestivos, es un gran alimento. Pero quien no la tolere por el motivo que sea, hay vida más allá de los lácteos #Nutrición