En los últimos días el Papa Francisco ha dado a conocer su nueva encíclica, un documento en el que expresa la necesidad de tomar medidas para cuidar el medio ambiente y salvar al planeta del cambio climático y sus consecuencias catastróficas. En esta carta expresa que la Tierra es nuestra casa común y necesitamos cuidarla, como a una hermana o una madre que nos lleva en sus brazos.

En el documento se refiere a la contaminación del medio ambiente que existe por consecuencia de acciones proferidas por el hombre. La humanidad ha hecho abuso de los bienes naturales y determinando que algunas especies vegetales y animales mueran y el medio acuático, terrestre y aéreo se contaminen afectando a todos.

Anuncios
Anuncios

Los principales contaminantes del medio ambiente son las industrias destinadas a producir sustancias tóxicas. Es preciso que este sector de la sociedad modifique su proceso industrial.

Las grandes empresas industriales, como son por ejemplo algunas petroleras importantes de Estados Unidos, no adhirieron a la encíclica presentada por el Papa. Probablemente esto se deba a que para unirse a la causa por el cuidado del planeta, deben realizar ajustes económicos en el proceso industrial de sus productos. Es por ese motivo que muchos clamaron su desinterés ecológico, inclusive desde antes que el documento papal fuera presentado.

El #Papa Francisco también hace alusión al calentamiento global, que va acompañado del crecimiento del nivel de mar, lo cual posibilita los cambios metereológicos que pueden acabar con nuestra especie. También menciona la disminución creciente de agua potable y segura para los más desfavorecidos del planeta, y la desaparición de especies vegetales y animales, de las cuales muchos son necesarios para la alimentación y la cura de enfermedades.

El teólogo de la creación, Paul O’Callaghan destacó que no podemos esperar a estar seguros de que esta situación sea producto de la acción del ser humano para tomar medidas al respecto, ya que si esperamos puede ser demasiado tarde: “Si hay altas posibilidades de que estemos profiriendo un daño a la atmósfera y al mundo, tenemos que asegurarnos de pararlo a tiempo”.

El papa Francisco dijo que no se trata de un problema ecológico, sino de un problema ético.

Anuncios

Esto significa que el ser humano está enfocando sus prioridades de una manera perjudicial para el planeta. Así es que señala el papel que cumplen las empresas en países desarrollados en su proceso industrial, quienes realizan sus actividades en países menos desarrollados, porque no pueden realizarlas en sus países, como sucede por ejemplo en la Amazonia: “Muchos pueblos están siendo desplazados. Están perdiendo sus territorios y su identidad”, señaló Mauricio López Oropeza, el Secretario Ejecutivo de la Red Eclesial Panamazónica.

En la encíclica, el Papa enfatizó la necesidad de que cada humano se responsabilice del cuidado ambiental, para que el cambio sea realmente posible. Así mismo pidió coherencia por parte de los activistas ecológicos: “La atenuación de los efectos del actual desequilibrio depende de lo que hagamos ahora mismo”.

En la carta papal se mencionan algunas acciones que cada persona puede aplicar a su vida cotidiana para contribuir a la causa: reciclar papeles, diferenciar basura, ponerse un abrigo en lugar de aumentar la calefacción.

Anuncios

Por último señaló que esta podría ser la última oportunidad por evitar que el planeta se convierta en un montón de escombros. #Medioambiente