No es ningún secreto que el #Gobierno Nacional, encabezado por el ingeniero #Mauricio Macri, le da un papel preponderante a las redes sociales y a la comunicación. Atrás quedaron los intentos de minimizar a su partido político de ser un movimiento de Facebook. Ganó las elecciones en segunda vuelta, armando una coalición con la Unión Cívica Radical, formando un frente al que conocemos como Cambiemos, y con la ayuda del frente Renovador de Sergio Massa ha logrado sacar leyes importantes y  a siete meses de gestión se ve como trabaja su equipo comunicacional a diario.

El equipo de Social Media del presidente se encuentra integrado por más de diez personas, se componen por communitys manager, el último eslabón en esta cadena, quienes se encargan de tipear los textos ya preparados, el Social Media Manager, quién coordina a estos communitys, analista de métrica y contenido, además de camarografos y fotográfos, todo con la ayuda de agencias de publicidad y una productora.

Anuncios
Anuncios

Pero quienes encabezan este equipo son Julián Gallo y Guillermo Riera, que a su vez estan subordinados a los voceros del área comunicacional del gobierno. Todo mensaje a comunicar pasan por el presidente y sus funcionarios, y luego al equipo de Social Media hasta llegar al community manager, encargado de teclear los textos a las diferentes #Redes Sociales que tiene Macri. Aun así antes de publicarse algo, se consulta nuevamente a las autoridades del gobierno, quienes a su vez preguntan a Macri,  antes de ser subido o compartido en las redes.

Es por eso que el polémico tweet de la cuenta del presidente, sobre que estaba muy cansado y que era por eso de que no estaría en los festejos del bicentenario de la independencia argentina, fue escrito con su total aprobación. Desde el entorno presidencial aseguran que si bien no puede caer bien ante la sociedad de que después de siete meses de asumir como presidente, ya estuviera "cansado, es parte de la lógica de contar siempre la verdad a la gente.

Anuncios

Desde el punto de vista comunicacional, no fue la mejor estrategia, ya que "por más buena imagen que pueda tener Macri en estos momentos, la comunidad no lo va a aceptar, teniendo en cuenta más el poco tiempo que lleva de asumido en su cargo, sin dudas hubo una pobre elección de palabras, asegura el especialista en estrategias políticas, Agustín Giménez 

Con este tweet, que aseguran desde presidencia, no fue premeditado, se trató de mostrar de esa forma al presidente Macri, como una persona normal, que se cansa o que también sufre cuando las cosas no salen del todo bien como se espera.