Publicidad
Publicidad

Demoledor. Así terminó siendo España en la final ante un Lituania que definitivamente dejó todo en la semifinales ante Francia. Con un Gasol imposible de detener, los dirigidos por Scariolo festejaron y mostraron su mejor cara en ambos costados para quedarse con el título en Europa

España comenzó a dominando a voluntad. Con una defensa muy sólida sobre Kalnietis y Valanciunas, los de Scariolo sacaron adelante sin problemas el encuentro. Rudy Fernandez comenzó intacto (5), sumado a la presión para escaparse 8-2 y 11-4 respectivamente. Lituania lució muy mal con la bola (cinco pérdidas), y lanzando peor aún (4-14), dejando el camino allanado para que España sea el dominador. Gasol apareció en toda su plenitud anotando los ocho puntos siguientes del equipo, pasando bien la bola, y siendo una pesadilla para un Lituania muy pobre en defensa y ahogada en ataque.

Publicidad

Con esas variables, España terminó 19 – 8 arriba el primer cuarto.

Las ventajas continuaron sin parar. España estiró a 15 la brecha (23-8) gracias a Fernandez (2-2) y una frágil defensa rival. Lituania mejoró sosteniendo a Gasol, y adelante encontrando a Seibutis (6) para reducir las diferencias. España decayó en su juego, aunque un triple de Mirotic llevó tranquilidad (30 – 16). Lituania continuó muy errático, sin claridad, y Gasol recuperando la memoria ofensivamente (6 puntos, 14 en el PT) y una ventaja que llegó a ser de 16 (34-18). A pesar de ello, España se desconcentró y permitió que Lituania consiguiera espacios y gol externo (3-4 en triples) con Seibutis (2-2) como destacado para un parcial de 11-3 y achicar a 37 – 29.

Publicidad
Vídeos destacados del día

Tras l minuto pedido, España recuperó solidez en defensa, Kalnietis y Valanciunas fueron bien presionados, y la furia pudo terminar 41 – 33 arriba.

El tercer cuarto fue el quiebre. España mantuvo la compostura en defensa, atrapó por todas partes a Lituania y adelante Gasol y Fernandez continuaron su faena goleadora. Lituania comenzó destrozando el aro (1-9), y encima Ribas siguió salando las heridas (52 – 35). España fue inteligente para mantener la diferencia, movió bien la bola, encontró espacios y variantes ante un rival ya ahogado por el tiempo y el resultado. Kuzminskas y Kalnietis achicaron, pero la muy pobre efectividad, sumado a la confianza de España fue demasiado. Claver encestó un triple demoledor para terminar el cuarto 60 – 43 y 19 – 10 ganando el periodo.

Publicidad

El cierre no dejó sorpresas. Lituania no pudo aprovechar un mal comienzo de España (tres minutos sin anotar), y por culpa de sus pérdidas y errores solo se colocó a 13. La furia volvió a las fuentes, Gasol ganó en los tableros, Rodriguez se adueñó del encuentro, y sumado a un triple de Llul distanciarse en un abrir y cerrar de ojos 69 – 54. Lituania cometió demasiadas faltas, Valanciunas no tuvo una buena performance, y tras colocarse a 12 (71 – 59), Gasol encestó un triple devastador para sentenciar el encuentro. Lituania se quedó sin energias, siguió pobre en defensa, y España rebosando de confianza y gol para ganar con claridad el encuentro y gritar nuevamente campeón tras unos maravillosos playoffs disputados.