Electricidad en calidad y cantidad por la acción de las represas de Embalse, en Córdoba y Yacyretá en Misiones; gas producido en yacimientos de Tierra del Fuego, Neuquén, Chubut, Chubut y Mendoza, y distribuido a través de infraestructura que atraviesa las provincias de Salta, Jujuy, Tucumán, La Rioja, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, entre otras; y combustible producido en las cuencas petroleras de Neuquén, Mendoza, Chubut, Santa Cruz, Salta, Tierra del Fuego, La Pampa o Río Negro.

Todo este recurso vital para el funcionamiento del país y la vida normal de sus habitantes es posible gracias a la infinita predisposición, generosidad y conciencia federal de las provincias para con los habitantes de la capital y el conurbano bonaerense.

Todo pese a que en términos económicos, los consumidores de Buenos Aires cargan con tarifas de servicios bastante más ventajosas que aquellos que residen en las provincias que proveen a la capital de estos recursos.

Así lo admite un informe titulado "El consumo de energía en la Ciudad de Buenos Aires", elaborado por el gobierno porteño de Mauricio Macri, y en el que se reconoce que los habitantes residenciales de la ciudad de Buenos Aires cargan con las tarifas de energía eléctrica más bajas del país (libre de Impuestos y subsidios), mientras que los usuarios comerciales poseen tarifas "moderadas" en relación a las de otras grandes ciudades del país. A la vez, el informe reconoce que la capital y su conurbano cuentan con el mayor consumo de electricidad y gas natural, en comparación con el resto de grandes urbes.

Vídeos destacados del día

En términos prácticos, los números revelan que, "comparativamente", estos gastos de servicios se cuadruplican en Santa Fe y se triplican en Córdoba.

En el marco de los combustibles, la disparidad se repite, puesto que en Capital Federal se paga 11,78 $ el litro de nafta súper, mientras que en Santiago del Estero, Catamarca y Tucumán cuesta 13 $ y en Mendoza, 12,20 $.

Pero sin dejar de reconocer su importancia central, no todo son servicios públicos, y si se amplía el espectro de análisis, se llega a la conclusión de que productos alimenticios esenciales como la leche, el pan, las frutas y verduras, también provienen en gran parte de las tierras del interior del país, para llegar a la mesa de los porteños, sin que ello signifique un mayor sacrificio para sus bolsillos.