Publicidad
Publicidad

El país se encuentra dominado por la incertidumbre; los bancos permanecerán cerrados durante una semana y no se podrá retirar en cajeros más de 60 euros por día. Un decreto gubernamental confirmó la decisión de que las tarjetas de crédito y débito de Grecia podrán usarse sólo para pagos en el país.

Las transacciones bancarias no se pondrán hacer al extranjero, con excepción de urgencias como medicamentos o pago de servicios médicos; sólo los turistas están autorizados a hacer extracciones en cajeros.

El transporte público será gratis en Atenas por una semana con el fin de aliviar aprietos a causa del cierre de bancos y la demanda de carburante. Tanto residentes como turistas lograrán transportarse en subte, colectivos o tranvías gratuitamente en toda la capital del país y en sus alrededores; esta decisión será mantenida hasta el martes 7 de julio; ese día los bancos deberían estar volviendo a abrir.

Advertisement

El presidente de la compañía petrolera Hellenic Petroleum, dijo que ellos trabajan como habitualmente lo hacen y el suministro está garantizado, ya que cuentan con reservas de petróleo para varios meses.

El control de capital fue justificado por el Primer Ministro Alexis Tsipras por una extrema urgencia, y con el fin de proteger las finanzas y la economía de Grecia ante la falta de liquidez. Para algunos todavía quedan esperanzas.

Jean-Claude Juncker, el presidente de la Comisión Europea, confía en que continuarán contando con 19 miembros, inclusive Grecia, y mencionó que la salida del euro a ese país no ha sido ni será una opción. Pidió a los griegos que voten sí, sea la que fuere la pregunta, porque así dan un mensaje de querer seguir en la eurozona y con la familia de la Unión Europea; si de lo contrario, votan por el no, estarían diciendo no a Europa.

Advertisement
Vídeos destacados del día

Ahora el Ministro de Finanzas griego ratificó que el país no efectuará el pago al FMI en estos momentos. El jefe de la Comisión Europea hizo una oferta para persuadir a Tsipras de aceptar un acuerdo de rescate; sin embargo el primer ministro rechazó las condiciones, acrecentando más la crisis financiera.

Hoy el Gobierno griego pidió a prorrogar el pago.