Publicidad
Publicidad

En 2013 se cumplieron los 35 años del estreno de uno de los musicales más laureados de cuantos hayan visto los cines, Grease, la historia de amor entre una joven inocente y el chico macarra con el que vive una aventura en un verano que ninguno de los dos cree que se volverá a repetir. Ahora la cinta se repone en la cartelera argentina para que los fans la vean de nuevo en pantalla grande y para que aquellos que no conozcan la película sepan a qué responde la leyenda generada a su alrededor.

Y es que en su día, allá por el año 1978, John Travolta vio su nombre lanzado al estrellato y Olivia Newton John, la co-protagonista, el suyo consolidado, ya que la actriz era también una conocida cantante que incluso habría representado a Inglaterra en Eurovisión habiendo quedado en el puesto número 4 en 1974.

Advertisement

Grease se convirtió en un símbolo para el público adolescente, con canciones míticas que fueron un éxito de ventas y que aun hoy son un referente en lo que a bandas sonoras de musicales se refiere. Rodada en los años setenta pero ambientada en los cincuenta, su diseño de producción era impecable y no había detalle de aquel entonces que no estuviera reproducido en la película. Pero ese fue solo uno de sus aciertos, ya que el largometraje en su conjunto ha deleitado a cuantas generaciones lo han visto y disfrutado. Raro es que quien no la conozca no la ame cuando la ve por primera vez, y digo por primera vez porque seguro que la verá muchas más.

Y es que sus protagonistas se hacen querer gracias a esa historia de chicos rebeldes que consiguen tener al público pegado a la butaca, envueltos en canciones que todos se saben y en un sentido del humor que conecta con las más diversas edades.

Advertisement
Vídeos destacados del día

Desde niños hasta mayores, por eso la película funciona tan bien y ha logrado tener admiradores que no paran de crecer y de sumarse al fenómeno que fue y que sigue siendo. Una cinta que seguro que será capaz de llenar los cines como entonces, como cando Danny y Sandy, los reyes de la función, eran unos desconocidos que se presentaban ante el mundo sin saber que éste se iba a rendir a sus pies.