Publicidad
Publicidad

Tanto las emociones positivas como las negativas se expresan totalmente; nuestro cuerpo es el recipiente de las mismas. Las positivas se desarrollan y actúan libremente: como la alegría. Mientras, las emociones negativas, -la bronca y la tristeza, entre otras- muchas veces quedan ocultas en los huecos de nuestra mente y repercuten directamente en nuestro cuerpo. Crean dolores y enfermedades que luego no nos explicamos cómo las hemos obtenido.

No obstante, tenemos una ventaja: así como las adquirimos, también las podemos eliminar; siempre es mejor prevenir que curar. Por eso es recomendable la práctica del yoga que ayuda a prever enfermedades, a relajar nuestra mente ordinaria y a estar más en nuestro presente, que sin dudas es lo único que existe. Nuestro pasado nos puede condenar pero ya no existe, y el futuro es un verdadero misterio. Todo se genera en la mente, y todo se puede diluir en la mente.

Nuestro cuerpo es el reflejo de nuestra alma; por eso la meditación siempre nos ayudará a limpiar, a purificar nuestra mente (no decimos cerebro) y nuestra alma. Como el agua a nuestra piel.

Es muy común tener dolores, porque somos humanos, y mas aún en nuestras articulaciones. Todo tiene un significado emocional; aceptar los cambios que se
dan en nuestras vidas muchas veces resulta difícil, y hasta incluso nos negamos a llevarlos a cabo. Se genera una emoción negativa, como rechazo, broncas y hasta culpas, que posteriormente con el tiempo se anclan en nuestro cuerpo.
  • Una artritis crónica, por ejemplo se desarrolla con el resentimiento y el no sentirse amado.
  • Una Bursitis: por ira reprimida.
  • Inflamaciones: por miedos y enfados.
  • Ciática: por miedo por el dinero y por el futuro.
  • Hernia discal: por la sensación de que la vida no nos apoya.

Quien no sintió o sufre alguna de estas dolencias? La propuesta no es hacerse más mala sangre, sino encontrar soluciones. Y la solución es comenzando a expresar todas las emociones, principalmente las negativas: aquellas que no se manifiestan libremente y suelen esconderse dentro de nosotros mismos.

Recuerden que todos producimos nuestras propias dolencias, enfermedades y dolores, muchas veces generadas en meses anteriores, a veces años y muchas tantas otras veces ancladas de vidas anteriores. Son bloqueos de otras vidas, por eso es necesario realizar una limpieza de nuestra mente, y la meditación es la que sin dudas ayudará a mantenerla fresca, natural y relajada de pensamientos.

El Yoga y la meditación son el camino

Expresemos, liberemos nuestras culpas, temores, miedos, rencores y broncas. Hablemos, pidamos ayuda, perdón. Movámonos, saltemos, ríamos, atraigamos lo que queremos lograr en nuestras vidas, focalizados estrictamente en eso que deseamos atraer.

La ayuda siempre llega de lugares insospechados.

Cuando tienes una intención, y la mandas al Universo de la conciencia, lo que estás realmente haciendo es hablarte a tí mismo de otra forma. Tú eres al mismo tiempo el mensajero, el que recibe y el canal.
Seamos agradecidos, porque mientras sigamos respirando estaremos vivos. Ese es el VERDADERO MILAGRO.