Daniel Angelici pareció ponerle un punto final a la novela que hace semanas protagonizan Boca y Juan Román Riquelme. Y lo hizo con palabras duras emitidas luego de presentar un acuerdo con el gobierno de Beijing. Con estas frases,  directa o indirectamente, le trasladó la responsabilidad por la situación al enganche.

"Boca hizo un esfuerzo extraordinario. Hizo una oferta que ningún club del país puede igualar”. El presidente del club insistió una vez más en que la propuesta económica es imposible de mejorarse. “Pueden ir a pedirle a su representante el contrato y verlo ustedes mismos”, desafió.

"Tenemos un fastidio importante porque por segunda vez no hizo la pretemporada. La diferencia la hubiéramos ido mejorando en el transcurso del año". Angelici fue claro con que, aún cuando Riquelme renovara su contrato, esperaba una mejor predisposición del jugador para entrenarse junto al grupo y ponerse a punto físicamente. La ausencia de Román en muchos partidos fue uno de los aspectos que más se le cuestionó.

“El contrato está hace un mes en su poder y el hincha se puede quedar tranquilo que hicimos todo lo posible”. Mucho se había hablado en los últimos meses que la dirigencia debiera haberse empezado a mover debido a que el vínculo del ídolo con el club finalizaba el 30 de junio. Como una forma de respuesta, Angelici destacó que la dilación ahora es del enganche, quien debiera pronunciarse a favor o en contra.

"El hincha de Boca quería a Bianchi, y lo trajimos. Después pidieron a Riquelme, y fuimos a buscarlo”. Sabe el presidente de Boca que no renovar el contrato del jugador de Don Torcuato tiene un costo político grande. Por eso busca mostrarse como un hombre que escucha a la afición, aún cuando desde la llegada de Bianchi Boca no volvió a levantar un trofeo y aún cuando Riquelme no siempre estuvo disponible.

“En la final de la Copa Libertadores 2012 decidió irse, aunque nosotros nos estábamos jugando una final. No sé lo que va a pasar”. Otra vez en busca de dejar la responsabilidad del lado de Riquelme, el máximo dirigente del club recordó lo ocurrido en la definición del certamen continental ante Corinthians. Una conducta reprobad por muchos que Angelici quiere emplear como argumento en su favor. “No sé qué va a pasar”, cerró. Al fin y al cabo, para el presidente el final de la novela dependerá de los humores del diez. Él es, para el presidente, el único responsable en esta cuestión.

“Tenemos en claro que Boca está encima de los ídolos, de los técnicos y de los dirigentes”. Bajo la bandera de la institucionalidad por sobre los nombres, Angelici apunta a que Riquelme busca abusar del lugar de privilegio que se hizo en la historia de la entidad.

En otras oportunidades, Angelici ya había destacado que no el club no podía permitirse un contrato sin un techo a la cotización del dólar porque debía tener presente cuánto podría pagar. En otras palabras, la pelota la tiene Riquelme. Tal como indica cada palabra que salió de su Boca.