Durante la última década el equipo liderado por Tim Duncan, Manu Ginobili y Tony Parker ha logrado algo muy complicado en la liga de baloncesto profesional de Estados Unidos. Han logrado que durante muchos años su equipo esté siempre entre los mejores de la temporada regular. Además han logrado que durante más de una década sea uno de los aspirantes al título al final de la temporada. No se trata precisamente de un logro nada fácil en un campeonato tan exigente como aquel en el que juegan, en el que muchos son los equipos que podrían cada año arrebatarles su posición de privilegio como uno de las franquicias más potentes de cada uno de los últimos campeonatos.

Anuncios
Anuncios

Este equipo ha logrado en toda una década un total de cuatro anillos, sin en ningún momento llegar a encadenar varios consecutivos. Eso demuestra que este es un equipo que no ha obtenido sus galones en base a grandes rachas y momentos en los que otros equipos estaban más débiles, sino estando siempre ahí. Además lo han logrado siendo ante todo un conjunto de largo recorrido, apostando por mantener un núcleo duro y sólido que pudiera perdurar. Año tras año y temporada tras temporada los cimientos del equipo se han apoyado siempre en los mismos jugadores que han constituido la base sobre la que construir todo.

Ahora, cuando muchos hablan de la posible disolución del trío ganador que tantas alegrías les ha dado (Tim Duncan, Manu Ginobili y Tony Parker) por la edad avanzada de los dos primeros y los malos resultados que están obteniendo en la actual temporada en la liga, han logrado en muy pocos partidos dar la vuelta a esta tendencia y volver a ser considerados entre los mejor situados para llegar a obtener un nuevo anillo al derrotar en un partido agónico a Los Ángeles Clippers.

Anuncios

El equipo al que muchos daban por muerto, al igual que en temporadas anteriores, ha vuelto a demostrar que incluso superando ampliamente la treintena, siguen siendo el mejor grupo de jugadores que han visto los espectadores de este deporte en los últimos años, superiores incluso al equipo de laboratorio que hace unos años formase Miami Heat.