Las aguas bajan revueltas en el #Fútbol español, no solo por la violencia de los hinchas y las consecuencias que en forma de medidas contra ellos se están dando. En el plano futbolístico, parece que la justicia comienza a dejar de ser ciega para empezar a ver, algunas de las sombras del mundo del balón en España.

En la temporada 2010/2011 se jugó este controvertido partido, que unos cuantos años después ha dado como fruto la querella de la Fiscalía Anticorrupción. La burocracia hizo que el proceso se retrasase y el fiscal Luzón ha solicitado hoy las 42 imputaciones a los juzgados de Valencia, incluyendo en el proceso al Real Zaragoza como persona jurídica.

Anuncios
Anuncios

Los 28 jugadores que disputaron el encuentro están imputados, además del mexicano Javier Aguirre, el que fuera técnico del Real Zaragoza. Agapito Iglesias el antiguo presidente del Real Zaragoza junto a dos de sus directivos y algunos suplentes del partido, caso del portero Toni Doblas. Entre los imputados figura el nombre de Gabi, capitán en la actualidad del Atlético de Madrid del Cholo Simeone.

Este proceso que se inicia con tintes de histórico en el fútbol español, es el primero que se va a celebrar por amaño de partidos en España, pudiendo llevar a entre 1 y 4 años de cárcel, además de inhabilitaciones para jugar al fútbol que van desde los 6 meses en el mejor de los casos hasta 4 años en el peor.

Quizás uno de los más famosos futbolistas, el referido anteriormente "Gabi" es uno de los que más complicado van a tener librarse de alguna sanción grave, pues su firma aparece en el reparto de dinero, que aunque aparece como pago de primas, esto deberá ser justificado en el proceso judicial que se desarrolle en la fecha que la justicia estime pertinente.

Anuncios

El caso podría acabar con la carrera de varios futbolistas de primera división, incluso algunos de cierto nivel, por lo que la expectación por ver como acaba el proceso es máxima. Durante muchos años se hablaba de que podía haber compra de partidos, pero todo el mundo lo negaba, veremos si la justicia española abre la veda.