Ahora mismo los Memphis Grizzlies son uno de los mejores equipos de la Conferencia Oeste. De hecho son los segundos por detrás solo de los Golden State Warriors y, por delante de los Houston Rockets, los Portland Trail Blazers y los San Antonio Spurs. Por el contrario, los Chicago Bulls llevan una peor progresión en la Conferencia Este, en parte lastrados por las lesiones de sus principales estrellas, que en su mayoría están dadas de alta pero aún necesitan un tiempo para recuperar su máxima forma y el propio equipo requiere de un tiempo para adaptar su juego a la presencia de estos jugadores, con lo que hasta hace muy poco no podían contar.

Anuncios
Anuncios

En principio era Marc Gasol quien podía esperar la victoria en este partido, pero fue su hermano Pau quién acabó alzando los brazos en señal de victoria.

En el primer cuarto fueron los Memphis Grizzlies quienes lograron dominar el marcador y, hasta cierto punto, el juego. Mientras en la faceta interior eran los locales quienes se llevaban la ventaja en el juego más allá de la línea de los 3 puntos eran los Chicago Bulls quienes llevaban la voz cantante, lo que les permitió mantenerse en el partido con un 22 a 20 muy asumible.

En el segundo cuarto los Chicago Bulls explotaron esa ventaja en el juego exterior gracias a que en el interior tenían a pivots mucho más solventes que sus rivales, dado que la segunda línea interior de los Chicago Bulls es muy superior a la de otros equipos.

Anuncios

Esto llevó a que el marcador en este cuarto fuera de 31 a 21 para los visitantes, lo que empezó a fracturar el partido.

A partir de ese momento los Chicago Bulls aguantaron el marcador y, aunque perdieron los otros dos cuartos fueron capaces de mantenerse cerca de los Memphis Grizzlies y llevarse la victoria con un 103 a 97 en el global. Esto fue gracias a que desactivaron al mejor hombre de los locales en base a un trabajo y sacrificio conjunto que fue poco a poco minando a Marc Gasol hasta impedirle rendir como es habitual y dejarle en unos exiguos 13 puntos en todo el partido, una anotación insuficiente.