Todos los padres son conscientes de la importancia que juega la alimentación en la buena #Salud de sus hijos, pero no siempre resulta fácil saber exactamente qué es lo que más les conviene. ¿Qué alimentos son los más saludables?¿Con qué frecuencia deben tomarlos?¿Hay que prohibirle los dulces? La clave está en procurar que mantengan una dieta variada y completa, rica en alimentos frescos y naturales.

A la hora de confeccionar sus menús, solo hay que tener en cuenta cuáles son los alimentos más nutritivos y saludables, sino también en qué proporción y con qué frecuencia deben tomarlos.

Según la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de la mitad de las calorías totales que ingieran los niños deben provenir de los hidratos de carbono como el pan, pasta, arroz,, cereales, etc., ya que son los alimentos que aportan más energía.

Anuncios
Anuncios

Para conseguir esta cantidad, es necesario tomar entre 4 y 6 raciones diarias, en función de la edad.

Una ración es: 2 rebanadas de pan, ½ plato de arroz o pasta, 4 galletas, 30 gramos de cereales de desayuno.

Las frutas, verduras y hortalizas resultan imprescindibles en la alimentación infantil. Debido a su contenido en vitaminas, minerales y fibra, no sólo contribuyen al desarrollo de su organismo, sino que también ayudan a prevenir la obesidad y otras muchas enfermedades. Por ello, todos los niños, sea cual sea su edad, deben tomar cuatro raciones diarias: dos de fruta y dos de verduras, una de ellas preferentemente cruda, en ensalada.

Una ración es: una pieza de fruta y una taza de verduras o de hortalizas.

Los lácteos por su alto contenido en calcio, proteínas y vitaminas liposolubles A y D estos alimentos contribuyen a fomentar el crecimiento, especialmente de los huesos.

Anuncios

Es necesario tomar entre dos y tres raciones al día.

Una ración es: un vaso de leche, 2 yogures o 30 gramos de queso.

La carne, el pescado, huevos y legumbres contienen proteínas, un nutriente muy necesario para los niños, ya que potencian el desarrollo muscular y fortalecen las defensas. Hay que evitar, sin embargo, abusar de la carne roja y del embutido, ya que contienen un exceso de grasas saturadas que son perjudiciales. La cantidad ideal son dos raciones al día.

Una ración es: 100 gramos de carne, ¼ de pollo o de conejo, 150 gramos de pescado blanco, 100 gramos de pescado azul, ½ plato de legumbres y 2 huevos. #Familia