Esta noche Barack Obama dará su último discurso sobre el Estado de la Unión, como presidente de #Estados Unidos, desde el #Congreso en Washington, a las 21hs ( 23hs en Argentina). Allí hablará de los temas más relevantes de su período, sus logros y de los objetivos que todavía no se cumplieron. Una de las novedades de este año es que el evento será transmitido por las plataformas de Youtube y Snapchat, ya que la Casa Blanca es consciente del poder actual de las redes sociales y ha sacado provecho de las más importantes: Facebook y Twitter.

Otro de los aspectos más interesantes de este legendario discurso es el de los invitados, todos los años 23 personas son elegidas para acompañar al primer mandatario y a la primera dama en dicho evento.

Anuncios
Anuncios

Este año un refugiado sirio es uno de los seleccionados para enviar un mensaje contra la xenofobia. También será parte de la ocasión un inmigrante mexicano ilegal que logró revertir su situación y se convirtió en ciudadano estadounidense. Una activista por  los derechos de los homosexuales particiará de este magno evento y el presidente de Microsoft, Satya Nadella, también estará entre los invitados más importantes.

Este último discurso tiene un gran contenido simbólico, ya que se trata de la última disertación del primer presidente de raza negra que tiene Estados Unidos, por lo que Obama elegirá  bien sus palabras para darle un gran cierre a su mandato. El jefe de estado norteamericano sabe que se está despidiendo y no quiere perderse la oportunidad de que lo recuerden como un político que ha dado todo por su país.

Anuncios

Aunque no por eso evitará hablar de lo que todavía no se hizo, ya que él enfrentará temas difíciles como la reforma inmigratoria, el cambio climático, los asuntos inmigratorios y de los obstáculos que tuvo durante su gestión.

Esta última disertación del presidente norteamericano vale la pena escucharla por todos los significados históricos y políticos que contiene, y que seguramente inspirará a futuras generaciones de funcionarios. #Globalización