Hasta hace poco más de un mes, nadie conocía a Francisco Nicolás, un chico de 20 años que fue detenido tras, supuestamente, hacerse pasar por alguien que no era. Al final, después de un silencio que se ha prolongado bastantes días, ha hablado.

Preferiría que le llamasen "Fran" que es como le suelen llamar sus amigos y desde que salió la noticia de su detención ha tenido que desaparecer, estando recluido en un lugar secreto desde que se le puso en libertad. El madrileño alega que la policía española le ha detenido sin ningún motivo, ya que trabaja para el Estado. Según él, un alto cargo vinculado a la familia real por más de dos décadas (García Revenga) le avisó de que podía ser detenido en un breve periodo de tiempo.

Anuncios
Anuncios

Usurpación de funciones públicas y falsedad documental son las imputaciones de las que se acusa al joven, que durante 72 horas estuvo detenido. Según el "Pequeño Nicolás" colaboraba con la Casa Real, con el Centro Nacional de Inteligencia Español y con el Gobierno de Rajoy. Uno de los casos en los que ayudaba era en la búsqueda de información que desestabilizase a ERC para evitar el problema del auge del independentismo en Cataluña. Su trabajo era encontrar información de Pujol comprometida y que los suyos la encontrasen del entorno de ERC. Comenta también que ha ayudado a la Casa Real respecto al tema del sindicato de "Manos Limpias", se le encomendó negociar la retirada de la acusación contra la Infanta Cristina si se les hacían una serie de contraprestaciones. En estas conversaciones habría hablado con el Rey Don Juan Carlos .

Anuncios

Al final, en medio de esa negociación fue detenido y ahora el joven ha pasado de ser un desconocido a convertirse en un personaje muy famoso en el país, mucha gente cree que es un farsante y que ha sido detenido por hacerse pasar por alguien que tenía unos contactos que no eran ciertos. Otras personas creen que es complicado que un chico de su edad haya conseguido ir en coches oficiales y estar en tantos actos de primer orden así como así. La polémica está servida.