¿Tu perro es agresivo, poco sociable o hace cosas inapropiadas? ¿No obedece tus órdenes? Si respondiste que sí a alguna de estas preguntas, entonces tu mascota tiene un problema de comportamiento que debe ser resuelto. ¿Lo llevarías con un psicólogo? Mucha gente lo hace.


Últimamente se oye de nuevas profesiones con nombres un tanto raros que provocan la desconfianza de los más escépticos. Es preciso que estés informado y seas precavido para no caer en manos de estafadores que sólo harán que malgastes tu dinero sin obtener ningún resultado favorable por sus servicios. Al mismo tiempo es bueno tener la mente abierta para incorporar nuevos conocimientos.


Si le preguntamos al común de la gente qué piensa de los psicólogos caninos, las opiniones están divididas. “Me parece interesante porque pienso que los perros tienen cierto grado de razonamiento y poder de aprendizaje”, dijo Verónica, una peluquera porteña de unos 50 años a la que se le consultó su opinión sobre el asunto. Diferente fue la respuesta de Jorge, un maestro mayor de obras de aproximadamente la misma edad, residente Lomas de Zamora: “¡Ya no saben qué inventar para robarle a la gente!”, aseguró.


Lo cierto es que la #Psicología canina, nombre comercial con el que se conoce a la etología clínica, no es ninguna novedad y desde los primeros años del siglo pasado se realizan experimentos científicos serios en este campo.  

¿Qué puede hacer un etólogo por tu mascota? La mayoría de los #Animales tiene trastornos emocionales que se reflejan en conductas inapropiadas. Un profesional del comportamiento canino te orientará para que sepas cómo proceder en esos casos. Te dirá la manera de disminuir o erradicar el problema.

¿Tu perro ladra descontroladamente toda la noche? ¿Muerde fuertemente a las personas? Un tratamiento etológico puede solucionar esos problema. Pero, al igual que con un tratamiento psicológico en humanos, la solución no es visible en pocas horas sino que requerirá de paciencia, disciplina y constancia por parte de los dueños. 

El dicho popular dice que más vale prevenir que lamentar. ¡No necesitás esperar hasta tener problemas para concurrir con tu mascota al consultorio de un psicólogo canino! Este profesional de la #Salud animal puede ayudarte desde que el perro es cachorro para que crezca manteniendo la conducta socialmente adecuada.


Tal como se mencionó al inicio del artículo, en este rubro puede ser fácil caer en manos de estafadores. Por eso, con el fin de prevenir esto es recomendable consultar con un veterinario de confianza para que sea él quien proporcione los datos de contacto de algún etólogo. 


Así que, ya sabés, cuando veas un anuncio publicitario de algún psicólogo canino, no lo etiquetes como estafador o “caza-bobos”. Tan sólo asegurate de evaluar sus credenciales, de pedirle referencias y, una vez que tengas confianza en él, comiencen junto con el perro el tratamiento que les indique para que la relación con el integrante cuadrúpedo de la familia sea más agradable.