Desde el 16 de enero Milagro Sala, líder política de la agrupación Tupac Amarú, se encuentra presa, acusada de “instigación a cometer ilícitos y tumultos”, falta rara vez juzgada en un país donde reclamar y manifestarse son principios fundamentales de su historia democrática. A pocos días de cumplir 5 meses en la cárcel, Sala insiste en que no aceptará la libertad a medias, la prisión domiciliaria que le habría ofrecido el gobierno de su provincia. Sala se encuentra alojada en el pabellón femenino 3, de la Unidad Penal de Alto Comedero.

Ahora la diputada electa al Parlasur por la provincia de Jujuy, denuncia no solo ser una perseguida por el nuevo gobierno nacional sino que “desde hace más de 25 días se encuentran sin agua caliente en el establecimiento y que tampoco cuentan con calefacción de ningún tipo.

Anuncios
Anuncios

Además impiden el ingreso de ropa de abrigo para las detenidas por parte de sus familiares”. La privación de estas comodidades mínimas no las sufre únicamente Sala, en la Comisaría de Mujeres, en donde se encuentran  María Molina y Jesús Elba Galarza, también de la Tupac, tampoco hay agua caliente.

Se convoca a la comunidad internacional

La Tupac Amaru denunció que harán responsables al Presidente Mauricio Macri y su ministro de Justicia Germán Garavano, por permitir la violación de los estándares mínimos respecto a las condiciones de detención de personas privadas de su libertad. Acusan al gobierno de haber suspendido el servicio de agua caliente únicamente en represalia a la organización de Sala, cuando esta convocó a un Congreso Nacional de la organización y a un Encuentro Nacional de los Comités por la Liberación de Milagro Sala en Jujuy, previsto para el 11 de junio.

Anuncios

Las requisas y los maltratos a familiares y amigos se han incrementado y no les permiten entrar ni siquiera ropa de abrigo.

El juez de Instrucción de Causas Jujeño, Pullen Llermanos, libró una orden de detención contra Sala, por "encubrimiento agravado", en el marco de una causa originada de un enfrentamiento, sucedido en 2007 en la capital jujeña, en la que dos hombres se encuentran imputados por tentativa de homicidio. La excarcelación se resolvió el 29 de enero, pero Sala continuó detenida a raíz de otra causa, el delito de "fraude a la administración pública, asociación ilícita y extorsión", los que según el gobernador Morales, férreo oponente de Milagro Sala y aliado del gobierno macrista, habría cometido Sala en su función de representante política y legal de la Tupac Amarú. Sin embargo esta es simplemente una persecución política a quienes defendieron en la provincia de Jujuy y el país una justicia social inclusiva.

La detención de Sala provoca debate en la opinión pública y los medios argentinos.

Anuncios

Algunos creen que la dirigente social se enriqueció en los últimos años y no puede demostrar el origen de esa fortuna. Otros suponen que se trata de un abuso judicial, amparado en el cambio de rumbo del gobierno nacional y una “caza de brujas”. Lo cierto es que a Milagro Sala la asisten fueros que prevé la ley 27.120, la Constitución Nacional y el Código Procesal Penal de la provincia de Jujuy, los que establecen la inmunidad de arresto para los Parlamentarios del Mercosur y este derecho se le ha negado en plena democracia.

La diputada haría una huelga de hambre con otras internas para reclamar por esta situación y exigir la eliminación de las celdas de castigo.  #Argentina #Movimientos sociales #Derechos Humanos