Ariadna Sona, la chica de 18 años que se defendió de que la violaran, murió al desconectarse el respirador que la mantenía viva, por pedido expreso de su familia, quienes realizaron el trámite legal correspondiente para concretar esa decisión. La joven tenía muerte cerebral desde hace tres días y su caso era irreversible. La familia de Ariadna decidió que no haya velatorio, sino una cremación. Sus parientes y amigos organizaron una marcha para este sábado 12 de diciembre a las 18hs en la estación de trenes de El Jaguel, con el objetivo de reclamar justicia por ella, y además solicitar que se presenten testigos que puedan aclarar su terrible asesinato.

Anuncios
Anuncios

Hay un único detenido por el caso, llamado Marcos Maciel de 26 años con antecedentes de #Violencia de género en la La Rioja.

El miércoles 2 de diciembre Ariadna Sona salió de su casa, alrededor de las 20hs, para comprar comida para la cena, cerca de la estación de trenes de El Jaguel, partido de Esteban Echeverría, allí un hombre la tomó por la fuerza e intentó violarla, la resistencia de la joven impidió que el delincuente concretara el abuso sexual, entonces comenzó a golpearla salvajemente y llegó a cortarle una oreja, además de romperle el tabique nasal, entre otras agresiones. Dos horas después, una mujer policía encuentra a la chica tirada en el suelo, desangrada y semidesnuda, por lo que la agente llama a una ambulancia que la traslada al Hospital Santamarina de Monte grande, donde fallece.

Anuncios

En las últimas horas, una mujer reconoció al sospechoso al ver su foto en los medios, y contó que también sufrió un intento de violación por parte de él, por lo que su declaración ante la Justicia sería sumamente útil. Los allegados de Ariadna reforzaron la búsqueda del femicida colocando carteles que lo describen físicamente y pidiendo a las personas que vieron algo, que se presenten a la comisaría de Monte Grande. Ya se acercaron tres testigos del caso, pero fue insuficiente, ya que que la Justicia necesita más datos e información. #Inseguridad #Femicidio