El Gobierno español ha puesto todas sus armas sobre la mesa en la partida que mantiene contra la organización ecologista Greenpeace. Hace algunas semanas Greenpeace se manifestó tratando de impedir las prospecciones petrolíferas de la multinacional Repsol en aguas de especial valor ecológico en las islas Canarias. Entonces el estado español envió a la Armada para defender a la petrolera. Patrulleras militares embistieron salvajemente a las zodiacs ecologistas y causaron graves heridas a dos activistas, uno de los cuales tuvo que ser operado en la pierna a resultas de la acción.

No satisfechos con ello, el Ministerio de Fomento instruyó un expediente por sanción muy grave contra el barco Artic Sunrise al que acusó de piratería, secuestrándolo y obligándole a estar varado en el puerto de Lanzarote.

Hoy, el Gobierno del Partido Popular da un paso más en su ataque desmedido contra Greenpeace y la fiscalía ha solicitado penas de cárcel y una indemnización de 350.000 a los activistas a los que se juzga por una acción de protesta en la central nuclear de Cofrentes durante el año 2011.

Entonces esta central llegaba al final de su permiso de explotación y la organización ecologista hacía campaña para su cierre definitivo. Su historial de problemas y emergencias era realmente aterrador, pero el gobierno hizo caso omiso y prorrogó su permiso. A día de hoy sigue en funcionamiento. Fruto de aquella campaña, activistas de Greenpeace lograron introducirse en la central y pintar el lema “Peligro Nuclear” en una de las torres de refrigeración de la misma. La acción fue documentada por el fotógrafo freelance Pedro Armestre, que también está encausado. Cabe recordar que este año ha obtenido uno de los más prestigiosos premios de fotografía en España con una espectacular foto del encierro de los sanfermines.

La Fiscalía, inmune a estas cuestiones, solicita que se les condene por los delitos de lesiones, desórdenes públicos y daños. Greenpeace ha manifestado que está ante el juicio más duro de los que ha tenido que vivir en España.