El presidende Ucrania, Petro Poroshenko, anunció en el día de hoy que se reunirá con Vladimir Putin en Astaná. El formato de la reunión es el denominado "Normandía", que contará con la presencia del Presidente de Francia, François Hollande y la canciller alemana, Ángela Merkel.

Los ministros de las cuatro naciones ya trabajan en la agenda de una reunión que se espera pueda concluir en un acuerdo con beneficios para los perjudicados de una manera u otra con el conflicto. Este año ha sido muy duro para los dos principales protagonistas, Poroshenko ha tenido que enfrentarse a un duro conflicto. Ucrania partía de una posición militarmente muy débil, pero según las fuentes del gobierno ucraniano ha conseguido movilizar y concienciar a los ciudadanos del país del este de Europa en lo importante que era defender la identidad y la soberanía de su propio país frente a los ataques prorrusos y las intromisiones de Rusia en los asuntos del país.

Anuncios
Anuncios

Por su parte, Rusia acude a esta cumbre debilitada por la crisis monetaria que le afecta y que ha hecho que cunda la alarma entre la opinión pública que tiene miedo a que ocurra otra crisis como la de los 90 y que dé como resultado la desaparición de la incipiente clase media que comienza a aparecer en el país. La acumulación de problemas para Putin se ha ido incrementando en los últimos meses y le han ido granjeando enemigos en la política internacional.

El presidente de Ucrania cree que si se cumplen los acuerdos de paz y los acuerdos de Minsk se puede llegar a alcanzar una paz permanente y que se recupere el control de los territorios ocupados. Para ello deberá decretarse un alto el fuego y la liberación de todos los rehenes existentes. El arreglo pacífico debe suponer el abandono de las tropas de Ucrania y el cierre de la frontera.

Anuncios

Los retos son muchos para reunión en la que conviene la solución a todas las partes implicadas, Ucrania por motivos evidentes que desea volver a la paz y a la integridad de su territorio. Rusia que vería con bueno ojos una resolución del problema que pudiera relajar las medidas económicas contra su país por parte de la comunidad internacional y los dos países de la Unión Europea por la gran cantidad de intereses que tienen en Rusia, especialmente Alemania.