Natalia Jimena Fernández, testigo clave presente la madrugada trágica del 19 de enero en el segundo departamento del piso 13, del complejo Le Park, adonde fue hallado muerto el fiscal Alberto Nisman, a cargo de la investigación de la causa AMIA, recibirá custodia de la Policía Federal.

Según se supo, durante la mañana del día martes la Fiscalía General de la ciudad, a cargo de Martín Ocampo, recibió un llamado anónimo que alertó sobre el peligro que corría la vida de la joven. Natalia narró con lujo de detalles supuestas irregularidades en torno a las pericias realizadas en la casa del fiscal fallecido.

"Tengo miedo y me gustaría recibir protección" manifestó Natalia Fernández durante una entrevista por Radio Mitre, el martes por la mañana.

Anuncios
Anuncios

Fue luego de que se difundieran las declaraciones emitidas en el diario Clarín, en las que cuestionó el procedimiento realizado en torno a la escena en donde fue encontrado muerto el fiscal.

Durante la charla radial añadió que en dos ocasiones, en su lugar de trabajo, recibió la visita de dos hombres de 40 años, quienes le preguntaron si "era la testigo de la causa Nisman". Asimismo sostuvo que tomó contacto con una persona que le aseguró que era de Amnistía Internacional, "le ofreció protección" y le propuso al abogado Fernando Burlando como su defensor.

Natalia Jimena Fernández, relató que aquella madrugada caminaba por la avenida Alicia Moreau de Justo junto a una amiga, cuando fueron interceptadas por un móvil de la Prefectura, que las trasladó hasta el lugar en el que se efectuaban las pericias pertinentes.

Anuncios

Ya en el departamento, describió la escena como de un clima de fiesta; mencionó que allí había unas 50 personas comiendo medialunas, tomando café y utilizando la cafetera del fiscal. También contó que, cuando le permitieron ingresar a uno de los baños del departamento, vio cómo tocaban la documentación que iba a ser presentada ese día en el Congreso.

Entre otras irregularidades que son descritas por la joven, mencionó a la fiscal Viviana Fein, a cargo de la investigación, como la persona que le mostró una bolsa con "cinco casquillos de balas, pititos o algo así" y dijo que una agente manipuló el teléfono celular del fiscal, con la intención de atender un llamado entrante.

"No voy a permitir en cuanto a mi honra, mi trabajo o lo que toque a mi persona, que me ataquen" declaró Viviana Fein a TN; la fiscal negó rotundamente los dichos de la testigo y aseguró que "lo que dice esta chica no existe, es descabellado y se va a tener que hacer cargo de lo que dijo".

Afirmó que su procedimiento estuvo "debidamente documentado" y no dio nombres de quienes se hicieron presentes esa madrugada en Le Park en calidad de testugos. En relación a "los cinco casquillos o pititos" que habrían sido llevados por Fein dentro de una bolsa, refutó la afirmación de Fernández, y aseguró que en el lugar sólo se encontró una "vaina servida y (...) cuatro balas en el cargador de la Bersa".