Llegan los días de calor y con ellos  el incremento de las publicidades –sobre todo en la vía pública –de bebidas refrescantes. Botellas y vasos transpirados por el frío son una invitación al consumo como un sabroso paliativo a las altas temperaturas. Pero lo cierto es que la ingesta de bebidas azucaradas (gaseosas o aguas saborizadas) forma parte de la cultura alimentaria de una gran parte de la población, la cual siempre tiene bajo sospechas los verdaderos efectos que este tipo de refrescos tienen sobre la #Salud. Esta misma duda le apareció a un ciudadano estadounidense quien decidió averiguar por sus propios medios los alcances que tiene tomar bebidas azucaradas, los cuales fueron altamente negativos para su salud.

Anuncios
Anuncios

La experiencia. El responsable de poner el cuerpo fue George Prior, un habitante de 50 años de Los Ángeles. Según se detalló en declaraciones realizadas al periódico Daily Mirror, el sujeto en cuestión antes de comenzar con la experiencia, contaba con un estado físico y de salud óptimos, pero que fueron decayendo en el transcurso del mes que duró este experimento. Los resultados no son para nada alentadores, pues Prior consiguió aumentar unos ¡12 kilos en 30 días!, al consumir aproximadamente 10 refrescos cola por día. Sin embargo, las consecuencias no fueron únicamente el incremento de grasa, también se registró un aumento en la presión arterial, situación que potencia las posibilidades de padecer un infarto. Por último, otra secuela señalada por el propio protagonista fueron las ganas irreprimibles de consumir más bebida.

Anuncios

Esta experiencia extrema demuestra que el consumo de bebidas con azúcar es claramente nocivo para la salud. Sin embargo, no hay que polarizar la situación, pues ingerir ocasionalmente refrescos de este tipo no tendrá el impacto que tuvo en George Prior, quien amplificó las proporciones para demostrar su peligro. Este caso debe servir, mayormente, a padres y adultos responsables de la salud alimentaria de niños. La educación también implica enseñar sobre hábitos saludables en los que la alimentación forma parte imprescindible del crecimiento.