Los dos pomeranias de Stephanie Mariam son como sus hijos. La mujer, de 21 años, vive con sus padres en Bournemouth, una ciudad costera al sur de Inglaterra. No tiene pareja y su única ilusión en la vida son sus perros. "Los perritos forman parte de la familia, siempre están con nosotros", ha afirmado, a la vez que aseguró que "haría cualquier cosa por ellos".

Aunque no gasta dinero en sí misma, ni sale con amigos y dice ser una persona bastante sencilla con respecto de sus propios gustos, con sus mascotas -Harvey Moon y Connie, de 3 y 2 años respectivamente-, no escatima nada durante todo el año. Pero en #Navidad, sostiene, "tira la casa por la ventana", por cuanto, en estas fiestas ha desembolsado 2.500 euros en presentes.

Anuncios
Anuncios

Este año les ha comprado muchos regalos caros y los ha envuelto con el mejor papel para que sus "bebés" disfruten abriéndolos. Dos lujosas camas de aproximadamente 1.700 euros; vestidos especiales para la ocasión, por 600 y dos collares de cristal Swarovski, por otros 270, son lo que más se destaca. Pero hay más: juguetes por 250 euros y muchas otras chucherías, como broches, cepillos para el pelo, etcétera. Como no podía ser de otro modo, ha seguido la tradición y les ha ofrecido a sus cachorros una fiesta y una cena navideña de lujo, por la que ha debido pagar la nada desdeñable cifra de 13.000 euros.

Mariam es asistente técnica de enfermería; trabaja más de cincuenta horas semanales y todo el dinero que gana lo gasta en darles a sus canes una vida de ensueño y de lujo. No obstante, dice que también ahorra un poco para su futuro.

Anuncios

A los Pomerania también se los conoce con el nombre de Spitz enano alemán. Son muy pequeños, de carácter extrovertido, alegre y vivaz. Son protectores de sus dueños y les agrada mucho ser el centro de atención.

En China es donde más se puede notar esta obsesión por embellecer y mimar a las mascotas como si se tratase de seres humanos. Al tener la tasa de natalidad más baja del mundo, muchas parejas en ese país se inclinan por gastar su tiempo y su dinero en sus "niños-sustitutos". #Animales