En su paso por Paraguay, durante el encuentro con los jóvenes, Papa Francisco volvió a exhortar a la juventud: "Hagan lío...pero después ayuden a ordenar todo ese lío".

Mensaje para los jóvenes y… sobre todo para nosotros, los adultos. Me quedé pensando: ¿Qué significado tienen esas palabras para mí como adulto? Quisiera hablar de nosotros, los adultos, frente a los jóvenes; y no principalmente de lo que debemos hacer en relación a ellos, sino de como debemos ser frente a ellos.

Muchos discursos sobre los jóvenes - de exaltación y de condena, moralistas - están repletos de miedos. Miedo por esta edad susceptible y rebelde que no soporta ser seccionada, fichada e indoctrinada. Miedo hacia este mundo que pone nuevamente en discusión nuestras síntesis y nuestros posicionamientos. Miedo a nos ser aceptados y de quedar afuera. Quizás miedo de nuestra juventud: de las nostalgias que lleva consigo como heridas, de sus deseos no realizados, de las elecciones que ha tenido que realizar y de las renuncias que ha sido obligada a practicar: no es tan sencillo amar nuestra vida y hacer el duelo a nuestras muertes.

Miedo y también desconcierto: porque no sabemos mucho, no logramos entender demasiado al mundo juvenil; por la increíble variedad de este mundo -¿Existe en realidad un mundo juvenil? - en el cual cada uno es diferente del otro, en el cual hay muchos jóvenes que se parecen mucho a ciertos adultos y otros que se asemejan a otros adultos; por la rapidez de cambio en los comportamientos y en la mentalidad que caracteriza a nuestra sociedad y de la cual los jóvenes son los protagonistas más dúctiles.

También porque al final me parece que los problemas y los modos de vivir, tomados en su nivel más profundo, sean sustancialmente comunes a los jóvenes y a los adultos.

No es mejor que los adultos, en lugar de hablar tanto de los jóvenes o a los jóvenes, hablen de sí, de cómo ven la vida, de qué es el hombre, de cómo se llega a ser hombres. Que todos hablen - adultos y jóvenes - de lo que está verdaderamente en juego en el vivir más concreto de cada uno.

Llegar a ser hombres libres: esta es la verdadera puesta en juego de cada vida humana. También y sobre todo para los jóvenes. Y como llegar a ser hombres libres: este es quizás el verdadero discurso y la verdadera ayuda que esperan los jóvenes de los adultos. De esto, me parece, se trata. ¿Y si hacemos lío juntos?... Digo... Para que la humanidad sea más humana.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más