Arabia Saudí anuncia que hay vacantes para ocho verdugos, un martes después de llegar a ejecutar a casi tantas personas desde el inicio del año como lo hizo durante todo 2014.

El ministerio de Servicio Civil dijo que no hay calificaciones necesarias y que los solicitantes estarían exentos de las pruebas de acceso habituales. Agregó que, además de decapitaciones, se esperaría que los candidatos seleccionados puedan llevar a cabo amputaciones ordenadas por los tribunales, bajo la versión estricta que hay en el reino de la ley sharia islámica.

La amputación de una o ambas manos es una pena de rutina para el robo. El tráfico de drogas, la violación, el asesinato, la apostasía y el robo a mano armada son punibles con la muerte.

La mayoría de las ejecuciones se llevan a cabo por decapitación, pero unos pocas se llevan a cabo por fusilamiento, la lapidación o la crucifixión. Todas se llevan a cabo en público y algunos videos a veces aparecen en Internet, a pesar de la prohibición de filmar.

En enero, un espantoso material fue publicado. Se trataba de un video de una mujer birmana protestando por su inocencia antes de ser decapitada por un espadachín en la vía pública, en la ciudad santa musulmana de La Meca. Haciendo caso omiso de sus gritos, sus verdugos vestidos de blanco la forzaron a acostarse en el suelo, cerca de un paso de peatones, y luego le cortaron la cabeza con una espada curva.

Un funcionario de la Agencia de Prensa Saudita dijo que Layla Bint Abdul Mutaleb Bassim había sido condenada a muerte por el asesinato de la hija de su marido, de seis años de edad.

Las vacantes se anuncian en el sitio web del ministerio en la sección "trabajos religiosos".

El año pasado, Arabia Saudí ejecutó a 87 personas, según un recuento de AFP, lo que la sitúa tercera en el mundo en el uso de la pena de muerte. Ya este año, se ha condenado a 84 personas a muerte en lo que el grupo de #Derechos Humanos Amnistía Internacional ha descrito como un "pico macabro."

El Ministerio del Interior dice que la pena de muerte es un elemento disuasorio importante. Pero en una visita a Riad de este mes, el presidente francés, Francois Hollande, dijo la pena capital "debería ser prohibida". #Trabajo