El mundo está conmovido por la cantidad de ataques terroristas que ocurren en Medio Oriente y en Europa, como el que sufrió Francia el viernes pasado; y por la consolidación del grupo terrorista ISIS, que deja muertos a su paso en cada sitio que ataca. Sin embargo, las razones históricas de trasfondo a esta situación, no son conocidas por todos. 

Siria es un país que se encuentra en el sudoeste asiático. Su población se concentra principalmente en el oeste del territorio, por sus características geográficas. La mayor parte del terreno sirio es desierto, aunque muy rico por las cantidades de petróleo que posee. Además, Siria tiene salida al Mar Mediterráneo, lo que permite el comercio directo  con Europa.

Anuncios
Anuncios

Por lo tanto, todo este sector es estratégico y ha generado una disputa entre varias potencias mundiales desde el inicio de la historia. 

Todo ese sector es también la cuna de las primeras civilizaciones. Allí surgieron las primeras religiones monoteístas, como el Islam, el judaísmo y el cristianismo. Luego de la Primera Guerra Mundial, el Imperio Otomano, que dominaba gran parte de Asia y África, se dividió en varios países, dentro de los cuales están Siria, Palestina, Jordania, Arabia, Irak. Esos estados funcionaban como colonias de Inglaterra y #Francia, que instalaron a sus gobernantes allí. Después de la Segunda Guerra, esas potencias se retiraron de allí y nació Israel, un nuevo estado lindero a Palestina, que no fue reconocido por los países vecinos por muchos años, y generó conflictos bélicos aun hasta la actualidad.

Anuncios

En tiempos de Guerra Fría surgió entre los países árabes una ideología llamada Baaz, que combinaba ideas socialistas con el deseo de una Arabia "gigante" que abarcara todos los pequeños territorios, y era laica. Al-Assad era el jefe del ejército Baaz en Siria, y Sadam Hussein lo era en Irak, aunque sus ideas diferían. Los árabes que habitaban este territorio se dividían en suníes o chiíes.

En Siria había un 70% de suníes, y los chiíes sólo conformaban el 13% de la población, y Al-Assad era parte de ellos. Los Pro-Irak conformaron una fuerza llamada "los hermanos musulmanes", que eran suníes, y aprovecharon esta mayoría Siria suní para alzarse contra el gobierno de Al-Assad. Esos enfrentamientos desembocaron en la guerra civil Siria que persiste hasta el día de hoy y deja muertos a cada minuto. 

Dentro de los suníes, hay un grupo de islamistas radicales llamado Isis. Ellos surgieron de Al-Qaeda en Irak, controlan gran parte de ese país y de Siria, y su objetivo es lograr un gran #Estado islámico, a fuerza de atrocidades y muertes.

Anuncios

Es el que actualmente desencadena los ataques terroristas en Medio Oriente. 

Al-Assad, el gobernante Sirio, es apoyado por Rusia, Irán, y China; mientras que la oposición, formada por laicos e islámicos suníes, es apoyada por Estados Unidos, Gran Bretaña, Turquía, Francia y Arabia Saudita. De todos modos, ambos grupos se oponen al ISIS, pero no consiguen frenarlo porque priorizan sus intereses nacionales.   #Movimientos sociales