“Años de calle” se estrenó en #Argentina el pasado 4 de diciembre y nos narra la historia, a través del seguimiento real, de tres niños y una niña, que vivían entre los vagones de la “Estación Once” de Buenos Aires. Es una gran obra documental que pretende despertar la conciencia y llevar a debate la dudosa eficacia de las instituciones estatales, gracias a Alejandra Grinschpun y Laureano Gutiérrez.

Alejandra Grinschpun impartía un taller fotográfico al que los niños asistían, inscritos por Laureano Gutiérrez, que trabajaba como asistente social. Comenzó a rodarse en el año 1999, preludio de una gran crisis económica que azotaría Argentina.

Anuncios
Anuncios

Ellos vivían completamente ajenos a la realidad política, pululando por las calles para conseguir dinero y comida, y regresando a su “hogar”, la estación de ferrocarriles, en la que corrían, jugaban y, en definitiva, vivían. A lo largo de los años, se produjeron dos encuentros más, uno en el año 2004 y otro posterior en el 2010.

El paso de los años ha sido, en su mayor parte, devastador para los niños. En los encuentros posteriores, aseguran sus creadores, sufrieron un duro golpe al ver como los pequeños - ya no tan pequeños - sufrían una exclusión social muy pronunciada, marcada por continuas entradas y salidas de la prisión, sin posibilidades de reinserción y sin que el Estado fuera capaz de protegerlos. Sus vidas estaban muy lejos de mejorar, sin apoyo de las instituciones y sin el de sus familias, que, por motivos económicos, no eran capaces de acogerlos.

Anuncios

Los creadores de “Años de calle” veían cómo cada día la situación en la que se encontraban estos “niños adultos” empeoraba irremediablemente. Tan solo uno de ellos ha conseguido reencauzar de alguna manera su vida y ha comenzado a trabajar en ayuda de los niños que se encuentran en la misma situación que él vivió. El resto, ya como adultos, siguen deambulando por aquella misma estación, que tal vez sea el único hogar que conozcan jamás.

Antes del estreno, Alejandra Grinschpun aseguraba en una entrevista que estas situaciones, en las que los proyectos de vida de los niños se frustran sin remedio, hasta que ya no valen nada, son el "resultado de las políticas neoliberales y la falta de políticas sociales, que hacen que la pobreza y la desigualdad crezcan cada vez más", sin que las estructuras estatales sean capaces de abarcar proyectos sólidos que las cambien.

“Años de calle” nos muestra el paso de la niñez al mundo adulto a través de los ojos de unos niños de los que el mundo se ha olvidado, sin atacar a nadie, simplemente invitándonos a reflexionar, recreándose en un drama que resulta demasiado real y que sirve para despertar nuestra consciencia. #Cine #Buenos Aires