El tres, cuatro y cinco de julio The Grateful Dead celebró su cincuenta aniversario con un concierto de tres días en la ciudad de Chicago, el Fare Thee Well tour. La ocasión reunió a los cuatro miembros originales (Phil Lesh, Bill Kreutzmann, Mickey Hart y Bob Weir) veinte años después de la muerte del líder de la banda, Jerry García, en agosto de 1995.

The Grateful Dead se formó en California en 1965 y se caracterizó desde un principio por la multitud de sus integrantes, que fueron variando entre cinco y doce músicos. Su estilo era un sonido ecléctico que juntaba elementos del rock, reggae, jazz, psicodelia y blues. También se caracterizaban por sus improvisaciones instrumentales y por sus extensas giras acompañados por su grupo de seguidores, los deadheads.

Anuncios
Anuncios

La dificultad a la hora de clasificarlos en un género musical específico sirvió para que inventaran uno propio, lo que le valió a The Grateful Dead el título de la primer jam band a nivel mundial.

"Celebremos estos cincuenta años de The Grateful Dead, una icónica banda que representa la creatividad, pasión y habilidad al unir a la gente que hace que la #Música americana sea tan grande", comentó el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, gran fanático de la banda. Obama previamente había invitado a The Dead a tocar en el baile inaugural en Washington DC luego de haber ganado las elecciones presidenciales de 2008.

La despedida final de The Grateful Dead de los escenarios consistió en un repertorio de cincuenta y siete canciones que tocaron a lo largo de los tres días, entre las cuales estaban los clásicos de la banda Ripple, Fire on the Mountain y Truckin'.

Anuncios

Los #Recitales se transmitieron vía satélite a cines, salas de #Conciertos y hogares particulares en todo Estados Unidos. "Teníamos la fantasía de un satélite de rock & roll", comentó el bajista Phil Lesh en una entrevista con Rolling Stone. "El padre de Bob (Weir) iba a construirnos un satélite y ponerlo en órbita, y nosotros nos íbamos a sentar en algún lado y subir nuestra música al satélite, al mundo entero".

Fuente: Rolling Stone