Acepto, dije. Después de un encuentro con la directora, Rocío Rodríguez Planes, acepté el desafío que me propuso sobre Pegame Baby, una vez más, su segunda obra escrita, dirigida y ya estrenada. Contame un poco más, insistí. No, vení a verla. Hoy es el antes, la secuencia continuará con dos entregas más, el después y el porqué.

La Sinopsis detalla: Se ha desatado la tragedia. Ester toca las aguas del dolor y secuestra a su gran amor. Carlos, la víctima del irrefrenable amor de Ester, comienza a formar parte del cotidiano dolor de ella, Carmen, Osvaldo y Clementine. Sumergidos en un universo decadente, estos singulares personajes realizan programas de cocina por youtube para huir de su dolor.

Pegame BABY, una vez más intenta hablar sobre el desamor. La falta de, la ausencia, el exceso y el vacío. Intenta plasmar un mundo decadente de la mano de un falso erotismo y burbujas. Baby falla, esta obra. El desamor nos queda grande, es hablar de mucho, fallamos entonces. Impresionante.

Anuncios
Anuncios

Y la daga se hunde un poco más. Nuestro dolor más grande, esta puesta en escena, lo incompleta, inoportuna y desacertada que es. Queremos hablar de eso, de eso que pasa cuando pedís por favor que te peguen una vez más, que queres intentarlo y volver a fallar. De eso que pasa cuando no podes explicar qué pasa, de eso que pasa cuando amas.

Sobre la autora y directora: Rocío Rodríguez Planes (1989) es Actriz y Directora de artes escénicas recibida en el Centro de Investigación Cinematográfica. Se formó en dramaturgia con Marcelo Bertuccio, Alejandro Genes y Fernando Campaña.

Trabajó como actriz, productora y directora en varios proyectos como Instante Previo, La inocencia de las piedras, Pequeños fragmentos acerca de ella, Lecciones para un caballo intolerante, Sun Palace, El cumpleaños de la Patria, Hombre Vertiente y Proyecto L entre otros.

Anuncios

Como joven artista, comienza a mostrar interés por las patologías amorosas en los seres humanos, especialmente las sexuales así como también por los universos decadentes y atrapados en un malestar cotidiano. #Arte #Cultura Buenos Aires #Teatro