Macri fue sobreseído por el juez federal Sebastián Casanello en la causa por presuntas escuchas ilegales, procesado hace casi seis cuando era Jefe del Gobierno de la Ciudad. Un fallo de 32 páginas dicta que no hay pruebas que lo vinculen con el aparato de espionaje ilegal ubicado en la sede de la administración porteña, aunque “podría haber tenido responsabilidad política” por permitir que funcionara dentro de ese ámbito.

Estados Unidos, tras el requerimiento del magistrado, no colaboró en aportar elementos sobre la empresa Ackerman, que se habría ocupado del espionaje, y esta firma declaró que no recibió ningún pago de Mauricio. Más testimonios que lo ayudaron.

Anuncios
Anuncios

Su ex ministro Guillermo Montenegro y el ex jefe de la Federal Adrián Pelachi –encargado de su custodia personal- atestiguaron que el ahora Primer Mandatario no intervino en la elección del ex jefe de la Metropolitana, Jorge “Fino”Palacios, involucrado además con graves delitos en la dictadura militar.

Ambos le adjudicaron a Fino la responsabilidad de las escuchas por un aparente pedido del padre de Mauricio, Franco Macri, porque quería espiar al cuñado de su hijo, Néstor Leonardo, por una disputa familiar. Casanello hace un año atrás no inició juicio oral por “falta de evidencias” y porque Macri no se comunicó nunca con el gestor del espionaje, Ciro James.

La denuncia de un familiar de una víctima del atentado contra la AMIA, Sergio Burstein. La maniobra desde el #Gobierno porteño buscaba implicar a los espiados con un homicidio, con causas falsas armadas en Misiones, de donde salía la orden a la SIDE de entrometerse en las escuchas telefónicas. James retiraba los reportes de la Side.

Fino Palacios fue jefe de seguridad de Boca Juniors cuando el club lo presidió Macri.

Anuncios

La Justicia no pudo ocultar que existieron 150 llamadas entre Palacios y James.

Ciro James cobraba un contrato con el más alto monto vigente del Ministerio de Educación porteño, a cargo de Mariano Narodowski, sin trabajar. Macri lo negó pero la Justicia verificó su existencia, al igual que llamadas entre James y el ministro. El espionaje se financió con el contrato. Burstein era espiado por ser muy crítico con Macri por la designación de Fino, al que acusó de entorpecer la investigación sobre el atentado a la mutual. Denunció desde 2009 teléfonos pinchados “por orden de Macri”.

Casanello dictamina que son “suposiciones”, que Macri ignoraba cuánto pasaba a su alrededor, desconocía a James y ni sabía que estaba contratado por Educación.

Agrega: No hay llamadas entre Macri y James. Concluye, sin indagar nunca a Franco, que “no se puede saber si se usaron métodos ilegales, está claro que “Mauricio no tenía nada que ver con el armado de espionaje”. Los querellantes no fueron espiados, las escuchas fueron por conflictos empresariales, abogados y esposas infieles.

Anuncios

Palacios espiaba a Burstein por propio interés. El fallo dice que Macri “carece de responsabilidad penal y la justicia no está para tratar responsabilidades políticas”. James, Palacios, y Narodowski y otras once personas (polícías y funcionarios) pasarán a juicio oral en septiembre de 2017.

Burstein, conocido el fallo, alertó que se acumularon muchas pruebas como para procesar a nuestro Presidente. La resolución judicial fue política y añadió que no sabe si apelará porque “no creo en una justicia que se arrodilló”. Macri por otro fallo fue sobreseído por agresiones a indigentes y pacientes del Borda. #Mauricio Macri