Publicidad
Publicidad

El elevado número de usuarios de páginas web, la disponibilidad móvil de la lectura on line y la curiosidad voraz de la humanidad misma nos hace sentir que una noticia es vieja ni bien ya fue publicada, y salimos a la búsqueda de más.

Este círculo vicioso puede ser visto de dos puntos de vistas, del que escribe la noticia, que quiere que perdure. Y el que lee y es consumidor de noticias, que quiere abastecerse de más información.

Del lado del redactor, si queremos que nuestra noticia perdure, sea leída y compartida, el contenido de la misma tiene que ser justo.

Algo muy largo hace que el lector se aburra, algo muy breve logra pasar inadvertida y nuestro objetivo es claro y simple. Llegar al mayor número de lectores posibles, antes que la picadora web la haga vieja y la descarte.

Advertisement

Para esto es muy importante pensar no solo en los títulos si no tambien en los "hash" que se usen, las fotos que se pongan para compañar la noticia y los sistemas de distribución, que podrian ser la forma de publicarlo y compartirlo a través de la web

El consumidor de noticias tiene varias temáticas y topics que necesita abastecer, el deporte y el chusmerío de espectáculos suele ser el convocante a una web de noticias. Ahí es donde si encuentra un título que logre captar su atención puede llegar a buscar algo más de información.

Los sistemas móviles y portátiles son tan prácticos que nos dejan leer la noticia arriba de un colectivo, en el parque o en cualquier lugar. Pero esto trae como complicación que el lector no dispone de un tiempo determinado para leer, simplemente ocupa el tiempo "libre" mientras viaja, come o hace una actividad.

Advertisement
Vídeos destacados del día

Tanto el lector como el escritor deben estar en sintonía con lo último, es decir, si escribo debo estar actualizado en la temática y si leo, ya estoy en un frenesí informativo que palabras como Hash, Trendingtopic o "googlear" no pueden estar ajenos a nuestro diccionario.

Los usuarios buscan calidad y contenido, pero párrafos breves y de fácil lectura. Por lo general una noticia no suele ser leída más allá del título y la bajada correspondiente, si con eso logramos "atrapar" a nuestro lector, es probable que siga leyendo.

Nada puede garantizar a un redactor que su noticia sea leída, incluso los mejores artículos, de análisis y rigurosidad periodística pueden pasar inadvertidos ante un muy buen título carente de contenido.

Lo bueno es que la info 2.0 es necesaria y requiere que alguien se tome el tiempo de narrarla y escribirla, lo malo es que dura en ciberespacio tanto tiempo como la gente desee, pudiendo ser mucho o fracciones de segundo.