El hecho ocurrió en Corrientes, cuando la diputada Kirchnerista Nadia García Amud en estado de descontrol protagonizó un escándalo y terminó siendo escrachada por los propios locales.

Todo parecía una velada tranquila como es habitual en los carnavales de Corrientes, donde el jolgorio colectivo inunda las calles y el festejo se adueña de los invitados locales. Hasta que se presentó un disturbio protagonizado por diputada chaqueña. Según los testigos del hecho, la representante K estaba en un supuesto estado de ebriedad. Al parecer, la diputada estaba acompañada de un hombre, quien seria campeón olímpico de tae kwon do, Santiago Crismanich. Ambos habrían intentado tomar por la fuerza un palco numerado que pertenecía a otras personas.

Al momento del hecho, varias personas comenzaron a tomar registro del mismo, y luego se presentó seguridad privada del evento para detener a los mismos, quienes se resistieron fuertemente bajo el grito de “no me toquen soy diputada”. Al agravarse el incidente, llegó la policía provincial, que trasladó a la representante K a una comisaría donde quedó detenida. Algunas horas después, el gobierno chaqueño intervino para que la diputada recupere su libertad.

Como se puede ver en el video, la diputada kirchnerista y sus acompañantes debieron ser reducidos por varios oficiales para ser trasladados. Según afirman varios presentes, los detenidos habrían consumido estupefacientes con anterioridad.

Este hecho solo refleja nuevamente la conducta kirchnerista, una irresponsabilidad acompañada de prepotencia e ignorancia, algo que junto con la corrupción, acompaña la reputación kirchnerista desde hace años.

Vídeos destacados del día

Sin embargo, los representantes de este decadente partido continúan con algo de apoyo de parte de personas que ciegamente creen en sus promesas vacías de resurgimiento y gloria, cuando lo cierto es que la mayoría de los ex funcionarios kirchneristas están al borde de ser sentenciados a prisión efectiva, o con múltiples causas judiciales, como es el claro ejemplo de Cristina Fernández de Kirchner, quien goza de libertad solamente por lo fueros judiciales, que evitan que se cumple la prisión preventiva que pesa sobre su corrupta persona.

Otro pintoresco hecho, aunque muy revelador de la verdadera naturaleza kirchnerista, y también de varios otros funcionarios que hoy día nos representan como pueblo y nación, pero sin respetar la investidura de su puesto, ni mucho ejecutar acciones que justifiquen su posición.