Un runner a lo largo de su carrera pudo haber corrido infinidad de competencias, de cross, de trail y de calle, desde 5 kilómetros hasta -porque no-: 42 km. Para aquellos que ya están un poco aburridos de estas modalidades comunes, les dejo algunas para que lo piensen. 

Hay bastantes y diferentes maneras de exigir el cuerpo, la cabeza y las piernas al máximo, pero ninguna como la Wings for life Word Run. Esta se corre por etapas en 35 países a lo largo del mundo, con la particularidad de que tiene un principio, pero no un final estipulado y no hay una linea de llegada, sino que la carrera culmina cuando el corredor es atrapado.

Anuncios
Anuncios

Los runners, son perseguidos por una especie de safety car, que parte del mismo lugar que los participantes, pero 30 minutos después. El mismo comienza su paso a una velocidad de 15 km/h y va aumentando con el correr del tiempo. La carrera culmina cuando el Catcher Car atrapa al ultimo concursante, siendo este el ganador.

La segunda, pero no menos loca ni exigente, esta ubicada en Sajonia, Alemania. En ella, los inscritos deben correr 8,84 kilómetros para finalizarla, con el agregado de que se suben y bajan 397 escalones hasta completar el equivalente a la altura del Monte Everest, con un limite de 24 horas para lograrlo. A aquellos competidores que logran 100 vueltas del circuito se les honra con una distinción especial.

La siguiente pone al hombre en un desafío frente a uno de los animales mas potentes y resistentes del mundo, el caballo.

Anuncios

Llanwrtyd Wells es la sede de esta extraña carrera en la que, solo dos veces en la historia, desde su creación en 1980, ha sido ganada por un humano, y eso que, desde 2004 la corren 500 personas contra 50 equinos.

La más divertida es sin dudas, la carrera con carritos de Boston. Esta extraña prueba, se corre por las calles de la ciudad y tiene una distancia aproximada de 5 km de recorrido, donde los que participen, no solo deberán correr sino que también, consiste en visitar bares al estilo Pub Crawl y hasta un concurso de disfraces. Las condiciones para anotarse son: tener cuatro amigos que se animen a competir, un carro de supermercado y muchas ganas de divertirse.

Terminando este recorrido, la última es quizás, la más hermosa y pintoresca de todas por sus paisajes. Se realiza todos los años en Melbourne, Australia y tiene como meta superar a un tren a vapor. El Puffing Billy, mantiene un ritmo constante de 14km/h, por lo cual, los que deseen vencerlo, deberán correr cada kilómetro del recorrido en menos de 4 minutos y 15 segundos. El trayecto incluye montaña, lago y los antiguos pasos de nivel de este precioso expreso australiano.  #Turismo #Atletismo