En Octubre de 1977 el mundo se vio sacudido por el lanzamiento de la videoconsola "Atari 2600", que trasladaba a la comodidad del hogar los famosos #Videojuegos arcade. Fue una revolución. Todos en el mundo querían ser parte de esta innovación tecnológica surgida de la fábrica Atari (que contaba entre sus filas con unos jovencísimos Bill Gates y Steve Jobs), que cambiaría para siempre nuestra historia (y la de los videojuegos). Pero en 1983, misteriosamente, Atari fue vendida y pasó de tener 10 mil empleados a tener 2 mil de un día para el otro. ¿Qué fue lo que sucedió? A continuación una breve explicación. Créase o no, todo lo que van a leer está basado en hechos reales.

Anuncios
Anuncios

No por nada Steven Spielberg es apodado "el rey Midas" de Hollywood. La mayoría de sus films fueron nominados a los premios oscar y batieron récords de taquilla. A principios de los 80's Hollywood esperaba ansioso la nueva película de Spielberg, quien venía de posicionarse como el nuevo número uno del #Cine con el reciente estreno de "Los cazadores del arca perdida". Y fue entonces cuando el joven cineasta creó a E.T el extraterrestre, una película convertida ya en clásico, que logra emocionar a grandes y chicos por igual hasta el día de hoy. El film por supuesto fue un éxito en las boleterías y los E.E.U.U se rindieron ante la inocente, triste, emotiva y feliz historia del niño Elliot y el extraterrestre que se convertiría en su mejor amigo. Y por supuesto que Atari decidió sacar a la venta el videojuego de la película, suponiendo que los ingresos de ventas serían millonarios.

Anuncios

Y lo fueron, pero no de la manera esperada.

Ray Kassar, quien por entonces era el presidente de Atari, eligió a un joven programador llamado Howard Scott Warshaw (responsable de uno de los juegos más exitosos de la consola, Yar's revenge), para diseñar el videojuego de E.T el extraterrestre, y le dio solamente cinco semanas para su finalización. Warshaw aceptó el desafío, pero puso una condición: Steven Spielberg sería quien daría luz verde para el lanzamiento del videojuego. Y así fue como el joven programador, una vez que terminó de desarrollar el videojuego, se juntó con el joven cineasta y éste aprobó la versión de Howard. Para la navidad de 1982, E.T: El videojuego estuvo colgado en todos los arbolitos de navidad de Norteamérica y se vendió en enormes cantidades. Pero la respuesta del público no se hizo esperar.

Debido a pésimas calificaciones e incontables devoluciones de usuarios enojados con la dificultad y pobreza del jueguito, así como una sobreproducción por parte de la empresa Atari, este cartucho le proporcionó al gigante del entretenimiento una pérdida inconmensurable de ventas y dio inicio a la crisis de videojuegos de 1983.

Anuncios

 Howard Scott Warshaw fue despedido de Atari al igual que otros 7999 empleados y la empresa fue vendida a Jack Tramiel, fundador del competidor directo de Atari: Commodore International

En Abril de 2014, en un vertedero de Alamogordo, Nuevo Mexico y ante una multitud de aficionados, fueron desenterrados unos 10 mil cartuchos originales de Atari 2600 (la mayoría de E.T el videojuego), aún con su envoltura original. De esta forma, se confirmó la más grande y famosa leyenda urbana de la historia de los videojuegos: En una fría noche de septiembre de 1983, Atari, en secreto, mandó a enterrar todos los cartuchos sobreproducidos de sus videojuegos en un vertedero.

Hoy por hoy, especialistas y coleccionistas de todo el mundo coinciden en algo: E.T, para Atari, es considerado el peor videojuego de la historia. Pero la culpa no la tiene su diseñador, Howard Scott Warshaw, quien en una reciente entrevista nombró al verdadero culpable: Steven Spielberg. El cineasta fue quien había aprobado el videojuego y Warshaw no necesitaba otra palabra más que la del creador del monstruo.