Abandonar el lugar de confort.

Aportar a la cultura literaria nunca ha sido más accesible. Esta autora recientemente autopublicada, nos cuenta la experiencia de tomar la decisión y escribir una novela en 8 meses.

Sabía que quería hacer algo que trascendiera. Ya había cambiado en 2013 la rutina diaria de perder 3hs. en auto para ir y venir del trabajo; al cambiar de compañía donde sólo viajaba en bicicleta 20', que acumulados en ida y vuelta al ingreso y en la hora del almuerzo, sumaban 1 hora de ejercicio diario del que anteriormente carecía.

Siempre flotaba como un pendiente, escribir un libro. Tal vez un guión, pero ¿sobre qué? ¿Qué haría para dejar de seguir a la manada? Era momento de tomar una decisión.

Parar todo y seguir un sueño

En principio la idea fue comenzar a plasmar las opiniones que refería habitualmente en los círculos que frecuentaba sobre temas como los atentados en París, o los inminentes conflictos internacionales, en Blastingnews.

Pero como se describe en el Prólogo del libro "La más Romántica de las historias" luego de leer todas aquellas Sagas que tenía pendiente para el momento en que terminara los estudios en la Universidad,  faltaban historias de amor que llenaran la ansiedad romántica.

Todas las películas románticas, carecían del condimento que requería una historia de amor perfecta. Aún leyendo los #Libros, si no terminaban triste y con sus protagonistas separados como en "Lo que el viento se llevó", le faltaba pasión sexual" como a "Orgullo y Prejuicio". También estaban esas películas que habrían sido perfectas, de haberles dedicado más tiempo a las escenas más románticas, donde los protagonistas se enamoran uno del otro, en los momentos menos oportunos, porque aún no son correspondidos.

Todo esto encendió la luz al camino. Debía escribir esa historia que habría amado ver en una película. ¿Pero cuál? Faltaba el escenario principal. Y llegó. La primera pregunta que vino a la cabeza fue ¿si tuviera que escribir, sobre qué lugar sería? Y la respuesta vino al instante, vino cantada. Sobre el lugar de la niñez donde todos los veranos era feliz. Y ¿qué mejor historia que la del famoso naufragio que marcó el punto céntrico de la ciudad? Se había definido no sólo una época, sino una fecha precisa: 30 de Septiembre de 1880. Y allí comenzó la investigación. En la época, Brasil aún es esclavista, se consolida la cultura argentina, se extienden las líneas férreas y el telégrafo, va naciendo y conformándose el tango, nacen, llegan y se destacan mundialmente, grandes personajes que permanecerán en la historia. Hubo que leer novelas escritas en la época para conocer la forma de pensar y de comunicarse.

Se fue formando un Indice como columna vertebral. En este describía cómo iniciaría la historia, los datos de color que había investigado de la época, los mitos que incluiría, las leyendas y los avatares que atravesarían los personajes que llevarían al lector a vivenciar las penurias y dilemas a través de las palabras del escrito.

Luego el dilema que a una sola pareja no le pueden pasar todas las penurias, que en algunos casos eran contrapuestas. Y allí surgió la pareja co-protagonista, con una historia tan romántica como la principal.

Y así se comenzó a formar la historia más romántica de todas, como las que habría querido ver en el cine. Noches de inspiración en el silencio de la noche y días de sueño.

Sin embargo quedaron notas de color que se relacionaban con la historia, pero que no correspondían a su tiempo. Y así surgieron los Cuentos finales que coronan la obra y sacian las ansias del lector sobre los sucesos posteriores al fin del relato. Obra concluida. Unos simples trámites, infinitas correcciones que sólo demostraban que faltaban más correcciones de errores que uno mismo las veía posteriormente, más correcciones, el prólogo de quién la leyó por primera vez y por fin la publicación soñada.

Había escrito mi primer libro. Un sueño hecho realidad por fin. Un orgullo.

Sólo debes animarte. Es posible y yo lo logré.

#Animales #Globalización