Esta vez ha sido Francisco quien ha recibido información del exterior, y aunque no es la primera vez, esta ha sido la más "extraña". Leo Cohen Arazi, el relacionista público e íntimo amigo de Francisco Delgado, ha decidido decirle ciertas cosas al concursante y para ello se valió de una camioneta de compra-venta de muebles que utiliza un megáfono para recoger y ofrecer cosas.

Así fue como Leo a través del altavoz le informó a Francisco que "Brian lleva y trae", "Valeria y Matías son lo mismo", y "Nico te está matando". Todo fue grabado por otro "amigo" que estaba ahí para no perderse detalle, y dejar constancia de lo que estaba sucediendo.

Anuncios
Anuncios

Fue el programa "Intrusos" que analizó lo que pasó y #Jorge Rial dijo que había sido una "locura", y que además no estaba seguro si los "hermanitos" habían escuchado los mensajes, que iban todos dirigidos a Francisco. Algunos apuntaron a que a esa hora aún estarían durmiendo, ya que fue a media mañana y los chicos están levantados hasta altas horas de la noche.

Fueron los panelistas y colaboradores del programa quienes identificaron la voz, y también contaron que hace un par de semanas Cohen Arazi se metió en el patio de uno de los departamentos que dan la casa de Gran Hermano, con un láser para informarle a Delgado quiénes se veían como sus rivales desde fuera.

Recordemos que hace unos días también los chicos pudieron ver un drone que se metía en el jardín y que le avisaba a Nicolás que se cuidara porque iban por él.

Anuncios

No sabemos si fue esto o el comentario de sus compañeros de la casa que lo llevó a tomar distancia en su relación con Maipi. En esta ocasión, la camioneta fue la que pasó el mensaje para Francisco y comenzó anunciando, como si de un heladero se tratara, "hay palito, bombón, helado, este es un mensaje para Fran Delgado" y luego le apuntó de quién se tenía que cuidar. Bien estudiado, y con rima y todo, el locutor no dudó ni un minuto. #Televisión #Gran Hermano 2015

Así fue como el relacionista público de "Esperanto" y periodista no dejó a nadie en el camino y nombró a todos los enemigos de la casa para Fran. Para finalizar su alocución y que la cola que traía de coches se pudiera disolver, ya que iban a unos 10 km/h y los bocinazos y mal humor de los conductores era más que evidente, arengó por "Fran en la final", dos veces, para así recibir el apoyo del público.