Publicidad
Publicidad

Por diferentes razones, hay mujeres que abandonan sus estudios, carreras, profesiones, para concentrarse en la actividad pura y exclusiva de organizar el hogar. No siempre se trata de señoras sumisas y sin creatividad, sino que son damas con un gran espíritu que no tienen la posibilidad de dedicarse a lo que les gusta o apasiona.

Estas mujeres, en su mayoría madres, no encuentran la manera de volver a tener nuevas oportunidades, ya que el mercado laboral es riguroso, poco permeable, machista, y prejuicioso. De esta manera, una ama de casa de 35 o 40 años, que desea realizarse profesionalmente, se encuentra con la realidad de no poder acceder a un empleo, y con muchos inconvenientes para retomar sus estudios, ya sea en una facultad, en un nivel terciario, o en un instituto.

Publicidad

En el peor de los casos, se miran al espejo y creen que el mensaje que les da la sociedad es real, que están grandes y que esa madurez obtenida no es necesaria para nadie; que ya no pueden competir por un empleo, y que sus destinos no avanzarán muchos pasos más que al mercado de frutas.

Pero en otros casos, las amas de casa creativas se apropian de su destino y contra viento marea pelean por una pasión; algunas como artesanas, otras como artistas, otras como emprendedoras; así el mundo comienza a gozar de productos, servicios y arte, con la mejor calidad. Ellas dirigen pequeñas o medianas empresas dándole la posibilidad a otras mujeres de obtener un empleo digno; ellas pintan los más emocionantes cuadros, reciclan muebles, tejen preciosas prendas, y también asisten a la facultad obteniendo las mejores calificaciones.

Publicidad
Vídeos destacados del día

Esta realidad nos demuestra que la madurez es una pieza fundamental para lograr objetivos, la madurez nos aporta sensatez, responsabilidad, sensibilidad y pasión en nuestra vida.

Las culturas modernas deberían brindarles más posibilidades a este grupo etario, para la satisfacción y la realización de la sociedad toda. No nos olvidemos que son las gestoras de las familias, y por ende, de los ciudadanos.